El hombre que disparó en la cervezada de Industriales declara que “cazaba conejos”

-La juez le ha enviado a prisión eludible con 8.000 euros de fianza por intento de homicidio tras oír este sábado su declaración y examinar las pruebas. El detenido tiene 66 años y mantiene que tiró por accidente. -Los dos chicos heridos por impactos de perdigón  ni le vieron, pensaron que había explotado algo

Belén Rodríguez
Ciudad Real

La juez que instruye el caso de los disparos de escopeta que hirieron a un chico de 20 años y a un menor de edad el jueves en la “macrocervezada de Industriales” en Ciudad Real, decretó este sábado prisión provisional eludible con el pago de una fianza de 8.000 para el presunto autor del hecho, un hombre de 66 años, Diego M., al que imputa un presunto delito de intento de homicidio.

El detenido, al parecer pariente o relacionado con los dueños del complejo Playa Park en el que se celebró la fiesta, alega que fue un accidente, que estaba disparando “a los conejos” en una parcela colindante en la que guarda gallinas e incluso tiene un huerto y una casa (esto último no está del todo claro), cuando se le escapó el tiro que hirió a los chicos, que hacían cola para entrar al ‘macrobotellón’ a eso de las cinco y media de la tarde.

Es lo poco que ha trascendido de su declaración ante la juez de Primera Instancia en Instrucción  del juzgado número 1 de Ciudad Real, de guardia esta semana, hasta el que Diego M. llegó sobre las diez de la mañana conducido por los agentes. Con ellos se marchó en un vehículo policial seis horas después, sobre las cuatro de la tarde, sin que la abogada que lo asiste de oficio, que se fue poco antes, aclarase si podrá reunir el dinero para afrontar la fianza.

Según ha podido confirmar este periódico los chicos heridos, uno de ellos de Socuéllamos y el otro de Carrión de Calatrava (este último menor de edad), ni siquiera vieron de dónde o quién les estaba disparando, de hecho en un principio pensaron que se trataba de una explosión.

El de mejor pronóstico es el menor que recibió varios impactos de “perdigones” en el tórax que no han requerido cirugía, según informó el Sescam. Estaba previsto que recibiera el alta del Hospital de Ciudad Real esta tarde de sábado.

En cuanto al joven de 20 años, con impactos de la misma munición en el abdomen y los glúteos, iba a permanecer ingresado pero su evolución es “favorable” y tampoco, como se pensó en un principio, ha requerido intervención quirúrgica.

Al detenido la juez le ha retirado el permiso de armas y también se le ha requisado la escopeta para la que tenía licencia.

Tras el incidente el equipo médico que asistió a los heridos atendió a otras dos personas, pero por conmoción nerviosa.

La ‘macrocervezada de Industriales’ del jueves, un clásico de las fiestas universitarias que se celebran en Ciudad Real, se siguió celebrando con normalidad pese a este grave incidente. De hecho y según fuentes de la organización en el lugar se reunieron “seis mil personas”.