El Obispado cesa al presidente de las Cofradías y a la vocal de la denuncia por malos tratos

Lea el comunicado del Obispado sobre los ceses

Lea el comunicado del Obispado sobre los ceses

El vicario Miguel Esparza tomará las riendas de la Asociación de Cofradías y nombrará un comisario temporal por orden del obispo que a su vez constituya una gestora de la asociación. León renunció al cargo por medio de un escrito esta misma mañana

Belén Rodríguez
CIUDAD REAL

El Obispado de Ciudad Real acaba de anunciar en comunicado el cese por decreto del obispo, Antonio Álgora, del presidente de la Asociación de Cofradías de Semana Santa, Sandalio León, y de la vocal Cristina Almodóvar, protagonistas de una pelea el pasado fin de semana que ha terminado con denuncias cruzadas por malos tratos que se verán en un juicio por lo Penal la semana que viene.

En el mismo decreto el obispo, que dice haber recibido “con dolor” la noticia del incidente público entre ambos miembros de la directiva de las cofradías, delega en el vicario general Miguel Esparza el mando provisional de la asociación de cofradías para que, “provea en el menor tiempo posible al gobierno de esta asociación con la designación de un comisario, que en mi nombre gobierne temporalmente esta asociación”, dice textualmente el comunicado, en el que el Obispado, que el martes estaba por esperar el juicio por lo Penal a León y Almodóvar, califica de “circunstancias especialmente graves” lo ocurrido.

El comisario que sea designado constituirá una junta gestora, presidida por él, en la que estarán presentes los miembros de la comisión permanente, que continúan en sus cargos (el documento de renuncia lo ha difundido la web oficial de las cofradías Ciudad Real Cofrade)

A primera hora de mañana de este miércoles el propio León ha presentado un escrito ante la institución eclesiástica presentando su “renuncia irrevocable” a la presidencia. Horas antes, el martes por la tarde, lo hizo el vicepresidente Carlos Lillo según ha explicado él mismo a este periódico por motivos personales, sencillamente, no quiere ser el presidente.

(más información edición impresa)