El Sindicato Médico denuncia una nueva reducción de plantilla en el Sescam

El Sindicato Médico-CESM de Castilla-La Mancha ha denunciado “la nueva reducción de plantilla que está llevando a cabo el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) en distintas gerencias de la región con ocasión del inicio del año y aprovechando que toca renovar innumerables contratos eventuales en los primeros meses de 2015”.

“Esta estrategia de despidos encubiertos viene a agravar la situación, pues a lo largo de los últimos tres años el Sescam ha reducido en unos 900 médicos el número de facultativos del sistema, disminuyendo de 6300 a 5400”, ha informado el Sindicato Médico en un comunicado.

Por otra parte, dice el Sindicato, “existe actualmente en el Sescam una eventualidad en los contratos que supera el 30%”. Se trata, según afirma, de renovaciones de contratos eventuales que están ocupando plazas de plantilla orgánica, “dándose incluso casos de contratos sucesivos de un mes durante años”.

“Puede que la Administración se excuse diciendo que cuando prescinde de estos médicos no se trata de despidos o ceses, y alegarán que se trata de una no renovación de contratos, pero lo cierto es que el número de facultativos queda reducido y disminuye en gran medida la calidad asistencial”, ha asegurado.

En concreto, en el Complejo Hospitalario de Toledo, asegura el CESM, se quiere reducir “la plantilla en 3 radiólogos, 1 neurólogos, 1 digestólogo y 1 o 2 urólogos, y se amenaza a otras especialidades con que si no se cumple con los objetivos, muchas veces de imposible cumplimiento, no se renovarán los contratos”. “Es inconcebible que se plantee esta situación de chantaje a los médicos. Las listas de espera han aumentado porque no se dispone de más facultativos, ni de otro personal, ni de más espacio para trabajar”, ha asegurado.

Esta situación es extrapolable a otras gerencias como la de Tomelloso en la “que se da el caso de que se están derivando pacientes a clínicas privadas de Cuenca y Albacete a pesar de que se ha ofrecido por parte de los médicos de los servicios afectados realizarlo en menos tiempo y a menor costo, aunque contratando más profesionales evidentemente”.

Por otra parte, señala el Sindicato, “con la excusa de que hay que disminuir las listas de espera, las gerencias aumentan el número de pacientes por consulta hasta límites insospechados, siendo prácticamente imposible dedicar un tiempo razonable a cada paciente si se le quiere atender de forma adecuada”.