El subsuelo del Campo de Montiel podría albergar minerales para la más alta tecnología

Ordenadores, televisiones, turbinas de generadores eólicos, baterías de coches híbridos o los imanes que hacen vibrar los altavoces de los iPhones se hacen con unos minerales que están en el subsuelo de Torre de Juan Abad, son las conocidas como “tierras raras”.

Rodríguez/Ruipérez/Lanza
Ciudad Real/Madrid

Ordenadores, televisiones, turbinas de generadores eólicos, baterías de coches híbridos o los imanes que hacen vibrar los altavoces de los iPhones se hacen con unos minerales que están en el subsuelo de Torre de Juan Abad, son las conocidas como “tierras raras”.

Según informó ayer el diario El País, y confirmó el alcalde de la localidad, José Luis Rivas a Lanza, la empresa española Quantum Minería ha estado realizando sondeos hace seis meses en algunas de las tierras del municipio  y de la localidad  vecina Torrenueva. Todo parece indicar que tras analizarlas han descubierto que hay zonas denominadas “tierras raras” que cuentan con un grupo de minerales que sirve para alta tecnología.

China y Torre de Juan Abad
Según indicó Rivas, parte de los minerales que han encontrado también sirven para la industria armamentística moderna, si a eso se suma que el control de estos minerales está, en la actualidad, en un 90% de su totalidad en manos de China, Torre de Juan Abad pasaría a convertirse en un socio “más que atractivo” para el Gobierno de los Estados Unidos.

La elección de Torre de Juan Abad para estos sondeos radica en las primeras prospecciones que se llevaron a cabo hace unos diez años a instancias del Gobierno de España. De aquellos polvos… estos minerales.

El primer edil de Torre de Juan Abad está contento pero no eufórico, feliz, pero con calma, la misma que transmite a los vecinos de la localidad que se han enterado de la noticia por los medios de comunicación.

“El Campo de Montiel tiene un grave problema porque nos faltan las comunicaciones para asentar población y si finalmente se levantaran empresas a raíz de esos minerales, las comunicaciones estarían garantizadas”, apunta Rivas, que no quiere hacer de esta noticia su “cuento de la lechera” porque, asegura “no puede uno alentar esperanzas”.  Aún así no puede evitar pensar que estos minerales son, hoy en día, lo que el petróleo fue en el siglo pasado y eso sería un gran revulsivo para el desarrollo de la comarca del Campo de Montiel que ve como mengua su población.
De hecho y según indicó Torre de Juan Abad tiene 1.100 habitantes de  los que un 60% tiene más de 70 años.

Según informa J.A. Aunión en su artículo de El País, en Europa no hay ninguna mina abierta de tierras raras aunque sí hay proyectos. Este de Torre de Juan Abad es pequeño por su tamaño pero, al parecer, es de los que más alto contenido tiene de neodimio, praseodimio y europio.

Tierras raras es el nombre común de 17 elementos químicos: escandio, itrio y los 15 elementos del grupo de los lantánidos (lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio). El cerio por ejemplo es componente de la aleación que genera las chispas en los encendedores mecánicos.