El valor de no desperdiciar comida

Medio centenar alumnos de 5º y 6º de Primaria del CEIP Carlos Vázquez participan en el Programa de Consumo Racional de Alimentos  

J. C. Chinchilla
Ciudad Real

Concienciar sobre el uso racional de alimentos y no desperdiciar comida. Ese es el objetivo del Programa de Consumo Racional de Alimentos (Coral) en el que participan medio centenar de alumnos de 5º y 6º de Primaria del CEIP Carlos Vázquez, el primer colegio de Castilla-La Mancha que desarrolla esta iniciativa organizada por la Cátedra de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y la Federación de Bancos de Alimentos.
El colegio acogió este jueves la primera sesión de este programa en el que se muestra a los niños las consecuencias del desperdicio de comida y se aboga por un consumo racional.

Solidaridad
Como explicó la responsable del programa en todo el territorio nacional, Susana Sastre, también se transmite la labor que desarrollan los bancos de alimentos, así como fomentar valores como la solidaridad y ayudar a los demás.
Sastre detalló que con los alumnos de 5º de Primaria se lleva a cabo una primera toma de contacto sobre lo que supone el desperdicio de alimentos, mientras que los de 6º de Primaria, “al ser mayores, son más dados a entrar al debate y a mostrar sus opiniones, abordándose temas como la desigualdad, tanto a nivel internacional como en España”. A ambos grupos se les entrega un folleto informativo que también sirve para que sus padres conozcan la iniciativa en casa.
Las sesiones, impartidas por alumnos en prácticas de la UPM que han sido formados en la dinámica del programa, fomentan la participación del alumnado con distintas actividades y hasta un concurso de diseño cuyo ganador tendrá el honor de confeccionar el cartel de La Gran Recogida del mes de noviembre.
Los encargados de poner en marcha las sesiones destacan las aportaciones que realizan los alumnos. En este sentido, Inma Gallego aseguró que “el acercamiento a este tipo de colectivos te ayuda a ver las cosas de otra manera”. Igualmente resaltó como en el mismo contexto conviven alumnos que conocen los bancos de alimentos porque sus familias ayudan y otros que tienen familiares que hacen uso de este servicio o de comedores sociales.

Desde la base
El presidente del Banco de Alimentos de Ciudad Real, Segundo Alcázar, subrayó la importancia de formar a los niños, “empezar por la base”, en un uso racional de alimentos. En este sentido, indicó que la cantidad de alimentos que se tira en todo el país sería suficiente para que comiera toda Guinea Ecuatorial.
Por su parte el director del CEIP Carlos Vázquez, Santiago Redondo, mostró la satisfacción del centro por contribuir en la labor que desarrolla el Banco de Alimentos, con quien ya ha colaborado en distintas ocasiones mediante otras campañas.
Subrayó la importancia de “sentar las bases para el futuro” y añadió que muchas veces son los hijos quienes dan ese toque de atención a los padres y les educan a consumir de forma responsable. o