Empieza la mediación intrajudicial en los juzgados de Ciudad Real

“Ya estamos en condiciones de hacer mediación, por ahora sólo en civil”, dice María Jesús Alarcón

Belén Rodríguez
Ciudad Real

“Ya estamos en condiciones de hacer mediación intrajudicial  en los juzgados de Ciudad Real, aunque de momento sólo en el ámbito civil”. Así de contundente se ha mostrado la presidenta de la Audiencia Provincia, María Jesús Alarcón, tras participar en la “reunión de implantación” con jueces, abogados y personal de las diferentes asociaciones de mediadores acreditadas, a la que asistió el vocal del Consejo General del Poder Judicial Rafael Mozo Muelas.

De momento la capital dispone de “mediadores y medios materiales. Lo que hemos hecho hoy es una puesta de conocimiento de todos los operadores jurídicos”, señala.

Como ya se fijó hace unos meses en un protocolo, serán los jueces de primera instancia los que, por turno, deriven los casos posiblemente mediables, siempre que haya voluntad de las partes.

A partir de ahí correrá el “turno de mediadores” que harán una primera entrevista con los afectados en un despacho ubicado en la Audiencia Provincial, en el que se ofrecerá una  sesión informativa gratuita. En caso de que los litigantes estén de acuerdo en resolver así su conflicto, sin necesidad de que intervenga más el juez, el proceso continuarán con la mediación ya de forma privada y previo pago de cuantías “asequibles”, más que el trámite judicial.

Lo que se ha hecho ha sido fijar  “una agenda programada”, tanto para derivar por días y juzgados, como para ver el caso por parte de los mediadores, “de modo que sea automático”.

María Jesús Alarcón, convencida de las ventajas que puede suponer este sistema para descargar a los juzgados de los asuntos menores, asegura que este es el primer paso, “pretendemos que haya mediación intrajudicial en lo penal”.

Resolución pacífica de conflictos

La mediación, una actividad laboral regulada en Castilla-La Mancha por ley desde febrero de 2015 propicia la resolución pacífica de conflictos.
Se trata de un proceso voluntario, confidencial, que está basado en el diálogo, a través de un tercero imparcial, el mediador, un profesional que sería ese árbitro al que las partes enfrentadas, siempre que quieran, pueden contratar para que en un par de sesiones restablezca el diálogo y consiga que sean ellos mismos los que lleguen a un acuerdo y lo plasmen en un papel, y puede ser extrajudicial (antes de denunciar) o intrajudicial, como esta, cuando el caso ya está en los juzgados.

En Cataluña o el País Vasco hace diez años que muchas administraciones como ayuntamientos tienen mediación. Esta es la primera vez que se establece la mediación intrajudicial en la provincia.