Equo presenta alegaciones a las excavaciones de tierras raras en la comarca del Campo de Montiel

S.Ruipérez/Ciudad Real

Equo Ciudad Real ha presentado alegaciones al proyecto de excavaciones de tierras raras, por parte de la empresa minera Quantum en el Campo de Montiel. Así lo ha indicado esta mañana, en rueda de prensa, la co-portavoz provincial del partido, Azucena Gual.

Sobre este proyecto de excavación, que aún no ha empezado, porque sigue abierto el periodo de alegaciones, hay mucha incertidumbre por parte de los vecinos del Campo de Montiel. Se sabe que hay una empresa minera llamada Quantum que pretende la extracción de sedimentos en Torre de Juan Abad, Torrenueva, Valdepeñas, Navas de Estena o Santa Cruz de Mudela. Esos trabajos forman parte del tratamiento de las denominadas tierras raras que están formadas por elementos químicos como la monacita, que se usan usados para la fabricación de alta tecnología.

A este respecto Equo asegura que esas actuaciones tienen repercusiones negativas en muchos ámbitos como el agua, ya que , según argumentan, se gastarán entre 300.000 y 500.000 metros cúbicos de agua por proyecto de excavación y hay ocho. “Irá en detrimento del suministro de las poblaciones afectadas” ha dicho Gual. Todas las informaciones apuntan a que la empresa utilizaría medio millón de metros cúbicos de agua al año del pantano de La Cabezuela para abastecer el proyecto.

Los cultivos de aceite de oliva ecológico también podrían quedar dañados, por contaminación,  así como los habitantes de los municipios cercanos al lugar en el que se produzcan las excavaciones. En la misma línea Gual ha asegurado que los trabajos mineros pueden llegar a estropear los yacimientos arqueológicos de la Edad del Bronce que hay en las inmediaciones, y las especies animales amenazadas que viven en esa comarca, véase el águila imperial ibérico o la reintroducción del lince.

Por todo ello desde Equo sugieren la paralización de los trabajos durante un año y que se active, por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha,  el “Principio de Precaución” dado que, según dicen, “puede haber partículas radioactivas que afecten a la población.