Identifican a otro vecino de Anchuras represaliado en Valdenoceda

Son los restos de Celedonio Molina. Su hija, que facilitó la muestra de ADN, murió la semana pasada

B.R/Lanza
Ciudad Real

Celedonio Molina Alba, nacido en Navas de Ricomalillo (Toledo) y vecino de Anchuras, que murió en el penal burgalés de Valdenoceda el 12 de marzo de 1941, en los primeros años de la dictadura que siguió a la guerra civil, acaba de ser identificado por su ADN y sus restos se entregarán en la ceremonia del próximo 18 de abril, junto con los de  Agustín Delgado (Socuéllamos), Nicasio Urbina (Anchuras) y José Carrasco (nacido en Badajoz aunque residente en Picón cuando fue detenido)
Según confirma la Agrupación de Familias de Valdenoceda, su hija no podrá estar en el acto.  Falleció hace sólo una semana tras donar, meses atrás, una muestra de saliva que ha hecho posible la identificación de su padre.

Celedonio Molina vivía en Anchuras al finalizar la guerra cuando fue detenido, juzgado en un juicio sumarísimo (sin garantías legales) y condenado. Trasladado en vagones de ganado, fue alejado todo lo posible de su familia. Su hija no volvió a verlo nunca más.

La Agrupación de Familias de de Valdenoceda difundió ayer una carta de homenaje a su figura escrita por su familia en la que describen a Molina como “un hombre honrado, trabajador e inocente que, gracias a la justicia, el perdón y la humanidad de que hicieron gala los vencedores de nuestra guerra civil (denominada “Santa Cruzada” por la Iglesia Católica) fue misericordiosamente condenado a ser separado de una mujer y siete hijos desamparados, y a morir de hambre y de frío en Valdenoceda”.

La familia asegura que su único delito, como el de las decenas de prisioneros que murieron allí, fue “pensar de manera diferente a la de sus verdugos y apostar por una República que, con sus errores, luchó por poner un poco de justicia social, modernidad, bienestar y dignidad en la vida de miles de personas empobrecidas y desesperadas”.

“Toda la honra y toda nuestra admiración para Celedonio y, cómo no, para todos los inocentes que sufrieron tan inhumano castigo y por todos los valientes que dieron su vida luchando por una España mejor para los más desfavorecidos.Nunca os olvidaremos”.