La izquierda debate sobre la unidad popular de cara a las generales

Agrupaciones políticas y sociales de todo el país se dieron cita este sábado en Ciudad Real para reflexionar sobre el futuro y la convergencia

J. C. Chinchilla
Ciudad Real

Unos doscientos representantes de candidaturas de unidad popular y movimientos populares de todo el país se dieron cita este sábado en el encuentro organizado por Ganemos Ciudad Real y en el que un punto recurrente fue el debate y la reflexión sobre la convergencia y la unidad popular de cara a las próximas elecciones generales.
“Hemos convocado un encuentro de candidaturas de unidad popular para fomentar desde la base, desde abajo cómo se puede articular esas candidaturas”, explicó Francisco Trillo, representante de Ganemos Ciudad Real, quien detalló que, desde Ganemos, se entiende que ese debate debe propiciarse para que la ciudadanía lo recoja y sean sus intereses los que muevan estas candidaturas.
Para Trillo con este encuentro se pretendía atender el clamor de la calle y facilitar las candidaturas de unidad popular, por lo que se invitó a esta iniciativa al máximo número de organizaciones sociales, políticas y sindicales.
“Esperamos que a través del trabajo y debate, más allá de estrategias, podamos hablar sobre la necesidad y cómo llegar a esas candidaturas de unidad popular”, indicó Trillo, quien incidió en que la unidad de la ciudadana es trascendental para conseguir derechos para la ciudadanía.

Podemos
Participó en el encuentro el secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha, José García Molina, quien aclaró que intervenía ofreciendo su opinión en primera persona y como representante de un partido que todavía no ha emprendido el debate sobre la unidad popular. Consideró que todos los asistentes al encuentro parten de la misma base, que todos creen en la unidad popular, pero se preguntó qué queremos cuando decimos unidad popular.
En este sentido opinó que el debate sobre la unidad popular acaba de empezar y que sobre esta materia se puede pensar en dos direcciones, en una unidad popular como máquina de guerra electoral o como máquina de política cotidiana. Concepto éste último en el que García Molina manifestó sentirse más cómodo, una política de día a día que llega a la gente y donde se ve si la unidad popular es o no es.
Añadió que en esta coyuntura el oportunismo es el mayor peligro, porque puede romper la cadena de equivalencias y la propia unidad popular.
También intervino Tasio Oliver, de Somos Izquierda, quien subrayó que hay que cambiar la relación de poder entre el pueblo y el ‘establishment’. En este sentido abogó por la concentración de fuerzas progresistas y llegar a un acuerdo, “un paso que ya hemos dado muchos”. o