Científicos del CSIC guían una “cata de agua” en La Solana

Gabriel Jaime La Solana
Investigadoras del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición, junto a Luis Díaz-Cacho, en La Solana / Lanza

Investigadoras del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición, junto a Luis Díaz-Cacho, en La Solana / Lanza

Investigadoras del CSIC enseñaron a reconocer la diversidad de aguas minerales y de grifo para diferenciar su calidad en una cata comentada en La Solana, dentro de las actividades por el treinta aniversario de la construcción del Pantano de Puerto de Vallehermoso

Investigadoras del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, impartieron un interesante y completo taller sobre el agua en La Solana dentro de los actos conmemorativos por el 30 aniversario de la construcción del Pantano Puerto de Vallehermoso. La actividad incluyó una cata a ciegas de diferentes tipos de aguas para aprender a percibir sus atributos y valorar su calidad.

El taller denominado ‘El agua. Tan importante es lo que se bebe como lo que se deja de beber’ es la nueva iniciativa del proyecto de divulgación Ciudad Ciencia, en el que participa el Ayuntamiento solanero desde hace unos años. El CSIC y la Obra Social de Caixabank avalan este proyecto que permite conocer de primera mano la actualidad científica y tecnológica.

El agua del Pantano de Vallehermoso tiene condiciones perfectas

Las investigadoras del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición (ICTAN) del CSIC, Pilar Vaquero, Belén Zapata y Angélica Gallego, llevaron el hilo conductor del taller, y presentaron diferentes tipos de agua de consumo humano. El objetivo era poner en valor la importancia del agua en nuestras vidas y también como alimento que debemos tomar todos los días, indicó Pilar Vaquero a la prensa local.

Además de una parte introductoria, la actividad incluía una cata guiada con la finalidad de aprender a reconocer la diversidad de aguas minerales y de grifo, aprender a percibir sus atributos sensoriales y valorar su calidad. Una cata a ciegas donde se probaron cinco tipos de aguas con características y sabores diferentes, para experimentar y abrir los sentidos, dijo Vaquero. También recalcó que el agua de La Solana reúne condiciones perfectas para su consumo tras ser tratada desde el Pantano de Vallehermoso.

El alcalde solanero, Luis Díaz-Cacho, agradeció la colaboración de las investigadoras del CSIC en esta actividad encuadrada en los actos de conmemoración de la construcción del Pantano Puerto de Vallehermoso. El primer edil argumentó que aquel acontecimiento ha supuesto la etapa de mayor desarrollo y prosperidad para La Solana y las otras localidades que abastece el embalse. También recalcó la importancia de concienciarse sobre el agua en este momento de sequía prolongada.