Lillo asegura que las obras de Reyes Católicos y Plaza de Toros estarán en 2018

Mercedes Camacho Ciudad Real
Entorno de la Plaza de Toros

Entorno de la Plaza de Toros

Alberto Lillo ha asegurado que esta obra estará finalizada antes de que acabe 2018 / E. Rosa

El concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Ciudad Real, Alberto Lillo, ha asegurado este jueves que dos de las obras más importantes que se encuentran actualmente en licitación, la de la avenida Reyes Católicos y la del entorno de la Plaza de Toros de la capital, estarán concluidas antes de que finalicen este 2018.

“Se trata de dos obras muy importantes por el valor económico que conllevan, por lo que ha sido necesario hacer informes de supervisión con anterioridad a la aprobación del proyecto. Ese trámite ya se realizó y actualmente están en proceso de licitación y hay que esperar las ofertas que se reciban para que, una vez que se abran, las valoren los servicios técnicos de Urbanismo” ha apuntado.

El edil responsable de Urbanismo ha recordado que son “dos apuestas muy importantes” y ha puesto como ejemplo la remodelación urbanística del entorno de la Plaza de Toros que dará estabilidad en la zona y contribuirá a paliar algunos problemas de “seguridad” que han denunciado los vecinos, “que ha este equipo de Gobierno le preocupan” por lo que va a adoptar medidas.

Y respecto a la avenida Reyes Católicos, “que evidentemente es una de las obras más demandadas en la ciudad”, ha puesto en valor el esfuerzo que hicieron los servicios técnicos municipales “desde Urbanismo a Mantenimiento, pasando por Parques y Jardines o Movilidad, entre otros” para desarrollar un proyecto de 1,2 millones de euros que va a generar mejores paseos, aparcamiento y unir carriles bicis.

Obras en la Plaza de Cervantes

Por último, y respondiendo a las afirmaciones de Pedro Martín sobre la Plaza de Cervantes, Alberto Lillo ha aclarado que las obras no se han recepcionado hasta que no se arreglaron las baldosas rotas que se detectaron y si ha estado abierta antes de esa recepción oficial es porque también ha estado abierta al público durante las obras con el objetivo de minimizar las molestias a los ciudadanos igual que se hace con cualquier otra obra, y vallándose solo en la zona en la que se actuaba en el momento.

“¿Qué ocurriría si cuando cambiamos la tubería de 500 de la avenida de los Descubrimientos no la ponemos en funcionamiento hasta que no esté recepcionada? ¿Dejamos a toda la zona sin agua. O ahora que estamos realizando el itinerario accesible de la calle del Carmen, ¿cerramos desde la plaza hasta la ronda en lugar de vallar donde se trabaja?”, ha planteado Alberto Lillo, quien ha incidido en que la medidas lógicas es mantenerse abierta la zona siempre que prime la seguridad “que es lo que siempre hemos vigilado.