Lanza Digital

Epílogo Viognier de Yuntero, el mejor vino blanco en Seúl

El vino Epílogo Viognier de la añada 2016 de Bodegas Yuntero ha ganado el premio al mejor vino blanco del Concurso Internacional de Seúl (SIWC 2017), celebrado del 20 al 30 de noviembre y cuyos resultados se han dado a conocer en diciembre.

De los 166 caldos que participaron en esta primera edición del concurso coreano, cincuenta y seis obtuvieron el reconocimiento de los jueces en forma de medalla: Gran Oro, Oro, Plata y Bronce; y sólo siete vinos –entre ellos el manchego Epílogo Viognier 2016 de Bodegas Yuntero– consiguieron el denominado ‘Trophy’, el máximo galardón con el que el que se reconoce a los vinos más sobresalientes de cada categoría, por encima de la Gran Medalla de Oro.

El jurado estaba compuesto por veinticuatro profesionales del sector vinícola y de la hostelería (importadores, distribuidores, sumilleres, periodistas y asociaciones especializadas). Todas las catas se realizaron a ciegas.

El SIWC está organizado por la empresa Korea International Exhibition Co, especializada en la planificación de las ferias más importantes de la industria y la hostelería en Corea, entre ellas la Feria Internacional de Vinos y Espirituosos de Seúl (SWS Expo), la única destinada al sector vinícola que se celebra en este país asiático. En la próxima edición de la muestra, la dieciseisava, a la que se prevé que acudan hasta 8.000 compradores profesionales, cobrarán especial presencia los vinos que ahora han sido premiados en el Concurso Internacional de Seúl.

Suave, voluminoso y con toques florales

Epílogo Viognier 2016 de Bodegas Yuntero / Lanza

Epílogo Viognier 2016, mejor blanco del SIWC 2017 Bodegas Yuntero lanza al mercado en 2015 este vino blanco elaborado con las variedades viognier (90%) y moscatel (10%). Cuenta con Denominación de Origen La Mancha y en nariz resulta muy complejo, con toques florales y frutales (mango y piña). Además, en boca es voluminoso, suave y denso, con un postgusto muy agradable.

La Viognier, originaria e Condrieu (Ródano, Francia), estuvo cerca de extinguirse en el pasado siglo debido a los distintos conflictos bélicos que asolaron Europa y a la dificultad de su cultivo –es muy susceptible a las heladas primaverales y a las plagas–. Ello, sumado a una baja producción y a una maduración tardía, hacen que su precio en mercado sea elevado.