Especialistas previenen sobre los “signos de alarma” del alzhéimer

Noemí Velasco Manzanares
Javier Domínguez, neurólogo del Hospital Virgen de Altagracia, explica los

Javier Domínguez, neurólogo del Hospital Virgen de Altagracia, explica los "signos de alarma" del alzhéimer / N. V.

Los doctores Antonio Rodríguez y Javier Domínguez han descrito algunos de los signos de alarma del alzhéimer en la primera fase de la enfermedad, cuando su detección es clave para ralentizar el deterioro físico y cognitivo

Profesionales sanitarios han señalado los “signos de alarma” que anuncian la enfermedad de alzhéimer y han marcado las claves de la prevención en la apertura de las jornadas organizadas en Manzanares en torno a esta enfermedad neurodegenerativa.

La directora de la residencia Los Jardines de Manzanares, Alfonsa Lara, ha destacado que “los profesionales somos los responsables de ofrecer una atención integral e integrada”, por eso en las diferentes ponencias han intervenido especialistas en neurología, nutricionistas, médicos de atención primaria, trabajadores sociales y enfermeros.

El sendentarismo es factor de riesgo y la dieta saludable previene

Apoyado en una serie de diapositivas, el doctor Antonio Rodríguez ha partido del descubrimiento del alzhéimer en 1906 como una enfermedad mental “extraña” que producía cambios en el tejido cerebral. En la actualidad, el alzhéimer es la demencia más frecuente entre los mayores de 65 años y su prevalencia aumenta de manera significativa con la edad.

El sendentarismo, la diabetes, el tabaco, la depresión o la obesidad, al igual que en muchas otras enfermedades, aparecen entre los “factores de riesgo” de esta enfermedad que ocasiona un déficit progresivo en la memoria y otros aspectos de la cognición, cuyo origen es un misterio y que en la actualidad tampoco tiene cura definitiva.

Frente a las malas prácticas, Antonio Rodríguez ha indicado que entre los “factores de prevención” está llevar una vida saludable, una dieta rica en verduras o mantener la actividad cognitiva.

Los primeros signos: pérdida de memoria a corto plazo y desorientación

El alzhéimer da la cara de muchas formas, pero el doctor Rodríguez ha indicado diez “signos de alarma” que hay que tener en cuenta. Cabe destacar que no siempre son fáciles de detectar, en parte porque normalmente son los mismos enfermos los que intentan disimular.

Entre estas muestras de alarma están los cambios de humor, la pérdida de memoria, la falta de comprensión de imágenes, la ausencia de iniciativa personal y de juicio para tomar decisiones, la dificultad para resolver situaciones, los problemas en el lenguaje, la desorientación de tiempo y lugar, el cambio de los objetos de su lugar habitual y déficits en tareas habituales.

Por su parte, neurólogo Javier Domínguez ha aprovechado para poner infinidad de ejemplos sobre esos primeros signos de alarma. Así pues, entre los síntomas iniciales “más frecuentes” están los problemas con la memoria a corto plazo. Detrás de los olvidos asociados a la edad puede estar el alzhéimer.

También es habitual que los pacientes estén desorientados al determinar el día o el mes en el que viven, que no encuentren palabras adecuadas o que sean incapaz de debatir, de lo que puede derivar la apatía y la pérdida de las relaciones sociales.

El especialista del Hospital Virgen de Altagracia también ha avisado incluso sobre las fórmulas que utilizan los enfermos para ocultar las pérdidas de memoria, cuando es clave detectar la dolencia en su fase inicial para ralentizar el deterioro cognitivo, antes de llegar a una situación de dependencia total.

En este sentido, Domínguez ha señalado que los pacientes con un nivel cultural alto se las ingenian para buscar sinónimos para las palabras que no son capaces de recordar.

El deterioro físico es evidente según avanza la enfermedad

Por ello, los especialistas han insistido en la importancia de que las familias y los cuidadores acudan a las consultas, pues en la mayoría de las ocasiones son los primeros que localizan los síntomas de la enfermedad.

Una vez que el alzhéimer avanza, Javier Domínguez ha indicado que “el deterioro físico empieza a ser evidente” al realizar rutinas habituales como vestirse, asearse, comer, e incluso puede aparecer la disfagia –problemas al tragar-, que puede derivar en desnutrición.

Las ponencias continuarán este martes en el Hospital Virgen de Altagracia con la participación de la Asociación Alzhéimer de Tomelloso y Fundación Mayores, entre varios profesionales del área. Entre los temas a tratar está el apoyo al cuidador del enfermo, las voluntades anticipadas y la incapacitación legal.