El precio del melón baja ante la presión de la gran distribución

Recolección del melón piel de sapo de Castilla-La Mancha / Elena Rosa

Recolección del melón piel de sapo de Castilla-La Mancha / Elena Rosa

La Interprofesional del Melón y la Sandía de Castilla-La Mancha acusa a la gran distribución de reducir su demanda de melón para provocar una bajada en los precios. Por su parte, la sandía sigue en mínimos por la práctica ausencia de exportación y la de segunda categoría ha dejado de tener cotización en la lonja hortofrutícola

El precio del melón piel de sapo sigue inestable en los mercados. Si al principio de la temporada los productores de Castilla-La Mancha vendieron melón al 40 por ciento de su coste y después alcanzó cifras superiores a los 0,60 céntimos el kilo, ahora evoluciona a la baja de nuevo.

La Interprofesional del Melón y la Sandía de Castilla-La Mancha acusa a la gran distribución de demandar menos piel de sapo con el fin de forzar una bajada de los precios, y lo ha conseguido.

El presidente de la organización, Cristóbal Jiménez, confiesa que “una vez más se demuestra la gran dependencia del sector de las decisiones de la gran distribución”, que según añade, “hace lo que quiere”.

Así pues, el representante de productores y comercializadores apunta que “las grandes superficies no tienen casi melón expuesto en sus lineales y cuando se acaban no los reponen hasta el día siguiente”.

De esta manera, el melón de categoría extra ronda en el mercado según los datos de la Lonja Hortofrutícola, reunida en Manzanares este miércoles, entre los 0,28 y los 0,40 euros en el mercado, 5 céntimos menos que la semana anterior. Por su parte, el de primera categoría oscila de 0,27 a 0,30 euros, y el de segunda entre 016 y 0,20.

“No todo vale para que el consumidor llene el carrito”

El presidente de la interprofesional ha destacado la disposición de productores y comercializadores para llegar a un entendimiento con la gran distribución, “para colaborar en beneficio de todos” y cumplir con la Ley de la Cadena Alimentaria.

A juicio de la interprofesional, si la gran distribución se niega a colaborar, al final dará al traste con la producción de Castilla-La Mancha, y Jiménez recuerda que entre agosto y octubre no existe en otro lugar del mundo melón fresco. La producción está centralizada en el entorno de Manzanares, Tomelloso y Villarta de San Juan.

La organización de productores y comercializadores insiste en que en juego está el futuro de 2.000 agricultores y 550.000 jornales, pues según añade Jiménez, “no todo vale para conseguir que el consumidor llene el carrito de la compra en la gran distribución”.

Cristóbal Jiménez insiste en que hay que “vertebrar” el sector y asegurar unos “parámetros” de venta que permitan unos precios “razonables” para productores, comercializadores y gran distribución, dentro de unos márgenes de beneficio, y sin encarecer la fruta de cara al consumidor.

La sandía sigue en mínimos por la poca exportación

Por su parte, la sandía sigue en mínimos, como prácticamente ha estado todo el verano, hasta tal punto que, en la actualidad, la Lonja Hortofrutícola no recoge la cotización de la sandía de segunda categoría.

La interprofesional señala como la principal causa la mínima exportación de sandía a países europeos como Francia, Reino Unido o Alemania que ha habido este verano como consecuencia de las lluvias y las bajas temperaturas.

El mercado interior no ha podido absorber toda la producción de sandía, que depende en un 40 por ciento del exterior. En la actualidad, los precios oscilan entre los 0,10 y los 0,13 euros el kilo para sandía negra sin pepitas de primera categoría y blanca de primera categoría.

Asimismo, las campañas del melón y la sandía afrontan estos días su recta final. En el caso del melón, queda en el campo ya tan sólo el 15 por ciento de la producción, de manera que la Lonja Hortofrutícola celebrará su última reunión a principios de octubre.