Más vigilancia en el campo para contrarrestar el riesgo de robos de aceituna

Belén Rodríguez Ciudad Real
Una agente de la Guardia Civil en una operación contra los robos de aceituna el invierno pasado en la provincia / Archivo

Una agente de la Guardia Civil en una operación contra los robos de aceituna el invierno pasado en la provincia / Archivo

Los equipos Roca, Seprona y de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil le dan prioridad a este servicio desde finales de noviembre, con más patrullas e inspecciones en las almazaras de la provincia. En comarcas como Campo de Montiel ayuntamientos como el de Cózar disponen de vigilancia nocturna estos meses. De momento sólo se ha denunciado un caso en Daimiel

La campaña de aceituna de este año se prevé corta pero no exenta del riesgo de que se produzcan robos o estafas, que se convierten en una prioridad para los equipos Roca, Seprona y de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil desde finales de noviembre, todo diciembre y en enero.

“Desde noviembre tenemos activo un plan especial para evitar tanto robos como hurtos, con más servicios en el campo y en los lugares de entrega. También hacemos inspecciones en las almazaras para que toda la aceituna que llega tenga origen conocido”, explica uno de los portavoces del instituto armado en la provincia.

En estos meses será más frecuente ver a las patrullas rurales de la Guardia Civil “patearse” los términos municipales de las comarcas aceituneras como el Campo de Montiel, objeto el invierno pasado de una oleada de robos (en ese caso en el casco urbano) que no ha vuelto a repetirse, pero que hizo que ayuntamientos como el de Cózar contrataran su propio servicio de vigilancia. “Llevamos unos ocho meses con ella y de momento bien”, explica a Lanzadigital.com el alcalde Alipio García. Al carecer de Policía Local por falta de presupuesto el Ayuntamiento ha recurrido a dos contratos de seguridad privada uno nocturno para el casco urbano y vigilancia rural durante el día, “en temporada de aceituna lo que hemos hecho es aumentar las horas de vigilancia nocturna”, subraya.

García admite que también la Guardia Civil está más pendiente desde el cuartel de Villanueva de los Infantes, su compañía de referencia. “Mantendremos activo el servicio especial hasta termine la campaña y la cooperativa nos avise de la evolución de la actividad”.

Este tipo de vigilancia privada también se da en otras localidades del entorno que sufrieron robos el invierno pasado.

Unos olivos “limpios” en Daimiel

Por el momento a la Guardia Civil de la comandancia de Ciudad Real sólo le consta un hurto de aceituna en un olivar de Daimiel, los malhechores le han limpiado unos olivos que no estaban cogidos a un agricultor de la zona y han provocado daños.

Que la gente esté prevenida y llame al 062

El caso de Daimiel, que desde la Guardia Civil no considera alarmante, sirve de toque de atección “para que la gente esté prevenida”. “Tenemos que hacer hincapié en la colaboración de los agricultores. Todos conocen a sus vecinos de parcela y los reconocen en cuanto pasan por los caminos, lo que deben hacer es avisar por si ven algún vehículo raro por su zona o no identificado o llamar al 062″, insisten desde la Guardia Civil.

También se recomienda estar atentos a las entregas de aceituna si no se sabe muy bien de dónde procede, “que nos comuniquen cualquier incidencia que llame la atención”, insisten.

En el último año ha habido una significativa disminución de los robos en el campo en la provincia de Ciudad Real. Cada compañía dispone de un equipo especializado Roca para investigar esta delincuencia.