“Me gustaría que nos consideraran zona prioritaria, porque lo necesitamos”

Santiago Martín, alcalde de Anchuras

Santiago Martín, alcalde de Anchuras

Entrevista a Santiago Martín Campos, alcalde de Anchuras Santiago Martín es uno de los alcaldes más veteranos de la provincia y pronto se hizo popular entre la ciudadanía por su dura lucha contra la instalación de un campo de tiro en su localidad. Esta etapa marcó el inicio de su periplo en la Alcaldía de Anchuras, en la que dedicó diez años de esfuerzos contra este proyecto que le impidió centrarse en otras iniciativas beneficiosas para la localidad. Ahora se afana en buscar oportunidades a los jóvenes para evitar que abandonen el municipio.

Pregunta- Es desde 1987 alcalde de Anchuras (a excepción del período 1995-99), ¿cómo vive después de tanto tiempo la Alcaldía?
Respuesta.- Lo decía en la última campaña electoral, tengo la misma ilusión y ganas que el primer día. En eso no me he movido ni un ápice. Tengo la mismas ganas de trabajar por mi gente y por mi pueblo.
Es verdad los años cansan y en la política te llevas sinsabores, pero también te llevas muchas cosas buenas, como el poder hacer algo bueno por mis vecinos.
P.- ¿Cómo ha cambiado Anchuras en todos estos años?
R.- La verdad es que tuve la mala o buena suerte, llamémoslo como queremos, de recién entrado tener el problema del campo de tiro.
Aquellos años los dediqué prácticamente a eso. A aquella defensa para evitar que se instalara en el pueblo. Fueron diez años duros, pero también me sirvieron de mucha experiencia y tuve la suerte de conocer a muchísima gente de todos los ámbitos con la que sigo manteniendo buena relación.
Esa época el pueblo se dividió mucho y en donde más hemos centrado nuestros esfuerzos ha sido en que nuestro pueblo volviese a estar unido como había estado antes de todo este tema. Creo que con el paso del tiempo lo hemos conseguido. La vida ya se está normalizando, aunque ha costado mucho.
El tema del campo de tiro nos frenó las ilusiones de las cosas que queríamos hacer en el pueblo, aunque poco a poco las hemos ido retomando como hemos podido.

P.- En esa época se consagró como un alcalde reivindicativo y luchador…
R.- Es verdad que no había tradición de que nadie se rebelase contra lo que venía de arriba y aquí lo conseguimos. No es un logro mío, sino de todas las personas que ayudaron a que fuera posible. Lógicamente el pueblo se unió, porque un alcalde, por mucho carisma que pueda tener, si no tiene a su gente detrás pues difícilmente puede llegar a ninguna parte.

P.- Uno de los principales problemas de los pequeños municipios es la despoblación. ¿Cómo la está viviendo Anchuras?
R.- Claro que hemos perdido población. Aunque ahora no estamos mal del todo, sobre todo en el tema de los niños, porque tenemos las escuelas abiertas. Luego están los otros chavales que van al instituto.
El verdadero problema radica en que la gente joven no ve salida, y la verdad es que no la hay. Sólo está el campo y está como está. Al campo sólo nos dedicamos los que ya estamos metidos en él y no nos queda otro remedio que continuar como podamos.
Hace falta algún tipo de empresa y algún empuje desde las administraciones que tienen más poder que la nuestra para que se vuelquen más con los ayuntamientos y los pueblos pequeños, porque una cosa es lo que te dice el escaparate y luego la realidad que no es tal y como se vende.

P.- Adentrándonos en el Ayuntamiento, ¿cuál es su situación económica?
R.- En las cuentas tenemos superávit, unos 240.000 euros. Estamos bien. Tuvimos una época mala cuando gobernó el PP en la región, porque nos cerraron todos los grifos y no nos pagaban los convenios. Ahí tuvimos que ir a un plan de pago a proveedores, pero tan pronto como nos pago la Junta nos lo quitamos, porque no lo necesitábamos. Nuestro Ayuntamiento siempre ha estado saneado.

P.- ¿En qué está invirtiendo el Ayuntamiento?
R.- Estamos haciendo una renovación de las redes de alcantarillado en una parte del pueblo. También en alguno de los anejos también hemos hecho actuaciones. Tenemos cuatro anejos y, lógicamente, los tenemos a la misma altura que el núcleo principal.
Luego también volcamos muchos recursos en la piscina municipal. Ahora estamos haciendo obras allí, porque siempre hay que estar actualizándola conforme a los cambios de normativa. También queremos hacer el cerramiento de la zona de bar para que pudiera utilizarse en invierno.
Además queremos hacer una restauración completa, posiblemente este año, del muro que tenemos contiguo a la carretera.
Básicamente eso es en lo que estamos ahora trabajando, que no es poco.
Luego como todos los pueblos, también estamos con los planes de empleo.

P.- ¿Considera que Anchuras está bien cubierto en cuanto a servicios?
R.- Nuestro Ayuntamiento fue de los que resistió los embistes aquellos del intento de privatización de la ayuda a domicilio. Aguantamos contra viento y marea y la seguimos manteniendo y la llevamos nosotros.
Nosotros gestionamos el convenio y contratamos nosotros, con las problemas que eso trae. Aunque también te garantice que quien trabaje sea la gente de tu zona.
En cuanto a infraestructuras y todo eso, no estamos mal. Echas en falta el asunto de buscar alguna salida para lograr que la gente joven se quede aquí.

R.- ¿Fomentar el turismo es una opción?
R.- Ahora queremos poner en marcha todo el tema de las rutas, porque tenemos un gran patrimonio natural y quizás no lo estamos explotando. El ayuntamiento lo que puede hacer es marcar las rutas, hacerlas… Tenemos diseñada una red de caminos públicos. Todos inventariados y legalizados. Eso lo pondremos en valor, pero si no va acompañado de alguien que monte su empresa turística alrededor, a lo mejor no da el fruto que de verdad debería dar.

P.- ¿Cómo está evolucionando la agricultura y la ganadería?
R.- Ganadería ya queda poca, porque cuando se van jubilando los ganaderos va desapareciendo. La agricultura se mantiene, pero también gracias a los fondos europeos, si no sería muy complicado, porque el campo es duro de trabajar y no es rentable.
Ahí también deberían dar a toda esta zona un revulsivo con  fondos europeos. Me parece muy bien lo que dice el presidente regional, Emiliano García-Page, sobre las zonas prioritarios, pero solo se habla de las zonas que han perdido la industrialización.
Me gustaría que nos tuviera en cuenta. Aquí hay gente, en unos núcleos perdidos entre estos montes y creo que también merecemos ese esfuerzo. Desde aquí lanzo esa reivindicación para que parte de esos fondos también lleguen a esta zona

P.- ¿Tienen alguna reivindicación en materia de carreteras?
R.- Uno de los problemas que tenemos es la carretera que nos lleva hacia Ciudad Real. Se arregló el trozo que cruzaba la provincia de Badajoz y todavía nos quedan por arreglar 17 kilómetros. El proyecto está hecho, pero llegaron los recortes y ya nunca más se habló del tema.
Es una reivindicación que tenemos encima de la mesa, que ese tramo se termine, porque lógicamente las comunicaciones son importantes. A una zona bien comunicada cualquiera llega de turismo o para lo que sea.
Con los anejos nos pasa lo mismo, sobre todo con Gamonoso, que está a 12 kilómetros.  El camino está bastante mal. Ya está planteado el tema y parece ser que hay posibilidades de que salga adelante. A ver si logra y se pudiese meter ahí un empujón. Ya no sería parchear, sino un tratamiento integral para arreglar ese firme.

P.- Por último, a modo de reflexión, ¿qué desea para el futuro de Anchuras?
R.- Sobre todo que la gente joven se pueda quedar aquí, que consigamos de algún modo que quien quiera instalarse aquí pueda hacerlo.
Recuerdo que en su momento fuimos pioneros en sacar ayudas para las familias numerosas y nacimientos. Todo eso tuvimos que quitarlo porque nos obligaron y ahora mismo podríamos ponerlas de nuevo en marcha, pero no nos deja el famoso plan de ajuste, que nos tiene asfixiados a los ayuntamientos y no nos deja poner en marcha iniciativas propias pese a que tenemos recursos.
Espero que mi pueblo pueda salir para adelante y sacar la cabeza a flote. Lógicamente necesitaremos la ayuda de las administraciones. Por eso nos gustaría que nos incluyeran como zona prioritaria. A ver qué fórmula podría haber para que gente no tenga necesidad de irse, porque la verdad es que aquí están a gusto. o