La plataforma de la N-430 quiere que el desdoblamiento también sea un objetivo extremeño

Belén Rodríguez Ciudad Real
Miembros de la plataforma concentrados hoy en la sede del Gobierno extremeño en Mérido / Lanza

Miembros de la plataforma concentrados hoy en la sede del Gobierno extremeño en Mérido / Lanza

Este miércoles han registrado un escrito en la sede de la presidencia de la Junta de Extremadura y se han reunido con la subdelegada del Gobierno en Badajoz. La semana que viene lo harán en Toledo con Emiliano García-Page y el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha. “El tramo entre Ciudad Real y el límite con Badajoz sigue siendo una ratonera”, dice Venancio Rincón

La plataforma de la N-430, surgida en la provincia de Ciudad Real torno a Puebla de Don Rodrigo, Luciana, Piedrabuena y Alcolea, los pueblos más castigados por los accidentes mortales y el tráfico de camiones, quiere que el objetivo de conseguir el desdoblamiento de la carretera también sea extremeño. Y para ello han acudido este miércoles a Mérida y Badajoz en busca de apoyos de los gobiernos autonómicos y central en esa comunidad.

“La subdelegada del Gobierno en Badajoz nos ha asegurado que promoverá una reunión al más alto nivel en el Ministerio de Fomento”, ha explicado a Lanzadigital.com Venancio Rincón, el portavoz del colectivo que también ha registrado un escrito en la sede de la presidencia de la Junta de Extremadura en Mérida. “El presidente regional Guillermo Fernández Vara no nos ha podido recibir por problemas de agenda”, dice Rincón, en general “ha habido buena sintonía”.

Alcalde de Puebla de Don Rodrigo y sufridor junto a sus vecinos de los cien kilómetros más peligrosos de esta carretera que comunica Ciudad Real con Extremadura, Rincón sabe que desdoblar la vía e introducir mejoras no se podrá hacer mañana, “pero queremos que las administraciones se conciencien del problema y le dan caña, aunque sea tramo a tramo. Cada vez nos cuesta más vidas y el daño es irreparable”.

Encuentro en Badajoz con la subdelegada del Gobierno también hoy / Lanza

Encuentro en Badajoz con la subdelegada del Gobierno también hoy / Lanza

Primero los pueblos, ahora los gobiernos

Con cincuenta municipios adheridos, muchos de ellos de Badajoz y Cáceres, la plataforma le ha dado un giro total este año a sus reivindicaciones desde que se han unido con las localidades límitrofes extremeñas del trazado. Ahora quieren implicar a los gobiernos, “o al menos al Gobierno central que es el que más tiene que decir en esto puesto que es una carretera de su competencia”, explica Rincón.

En Mérida los representantes de la plataforma que han ido a la sede de la presidencia se han concentrado y han exhibido su ya clásica pancarta: ‘Por el desdoblamiento de la N-430. No más muertes en esta carretera. Arreglos urgentes ya!’

Y la semana que viene a Toledo

Las próximas reuniones serán la semana que viene en Toledo. Por un lado han concertado una entrevista con el presidente de Castilla-La Mancha Emiliano García-Page y por otro con el delegado del Gobierno en la comunidad José Julián Gregorio.

“Queremos agotar toda las vías de diálogo antes de volver a tomar la calle”, explica Rincón. La plataforma está preparando una nueva gran manifestación en Piedrabuena, similar a las que hicieron en en Puebla de Don Rodrigo en febrero y en abril en Santa Amalia (Badajoz).

De momento han conseguido tímidos compromisos de obras “que no son suficientes”, insisten, y aumento de vigilancia en el tramo más peligroso, nada que les sirva, “queremos una actuación urgente”.

“La carretera sigue siendo una ratonera, sobre todo en el tramo de Ciudad Real. Personas de Extremadura con las que estamos contactando nos dicen que cuando cambian de comunidad parece que han entrado en otro país pero de otro hemisferio”, apostilla Rincón.

El alcalde de Puebla insiste en que lo importante es conseguir “compromiso e intención, somos alcaldes, sabemos que las cosas no se hacen en un abrir y cerrar de ojos, pero que empiecen por desdoblar algún tramo”.

Además de estar considerada una de las tres carreteras más peligrosas de España, la N-430 tiene uno de los tres tramos más peligrosos de la provincia de Ciudad Real, en el que más ha aumentado la peligrosidad en los últimos años.