Medio ambiente revisa el amojonamiento de la Dehesa Boyal

Graci Galán Puertollano
Los mojones que delimitan la Dehesa Boyal / Lanza

Los mojones que delimitan la Dehesa Boyal / Lanza

Los trámites para solicitar a la JCCM que declare la Dehesa Boyal como Monte de Utilidad Pública ya ha comenzado revisando el deslinde y amojonamiento de la misma que data del año 1973

La concejalía de medio ambiente está realizando los trámites oportunos para poder solicitar la declaración de Monte de Utilidad Pública para la Dehesa Boyal. Así, en estos últimos meses se está procediendo a verificar que el deslinde que se realizó en el año 1973, y amojonamiento, de la Dehesa Boyal corresponde a los documentos existentes en el catastro y ser lo más exhaustivos posible a la hora de delimitar esta zona verde natural que el Ayuntamiento de Puertollano quiere que la JCCM declare como Monte de Utilidad Pública.

Carlos García, concejal de medio ambiente, visitaba in situ los límites establecidos en la Dehesa Boyal y la existencia de los mojones que marcan los mismos para verificar que es una propiedad municipal y, en el caso de que no corresponda con la documentación del catastro, realizar las modificaciones pertinentes.

La Dehesa Boyal cuenta con una superficie de 1.400 hectáreas y el hecho de formar parte del catálogo de Montes de Utilidad Pública supone gozar de la protección que la mencionada Ley de Montes le confiere, que en su Artículo 7, establece que los montes del dominio público forestal son inalienables, imprescriptibles e inembargables y no están sujetos a tributo alguno que grave su titularidad. Es por tanto una medida que desde el punto de vista jurídico garantiza la perdurabilidad de este espacio forestal de gran valor ambiental.

El deslinde de esta zona data del año 1973 / Lanza

El deslinde de esta zona data del año 1973 / Lanza

Entrar en este catálogo de Montes de Utilidad Pública permite mantener su biodiversidad, productividad, vitalidad, potencialidad y capacidad de regeneración, para atender, ahora y en el futuro, sus funciones ecológicas, económicas y sociales relevantes en el ámbito local, regional, nacional y global, sin producir daños a otros ecosistemas.

Este espacio forestal destaca por su valor medio ambiental, en concreto por su flora y fauna, destacando el pino piñonero, algunos eucaliptos, pino carrasco y pino negral; el quejigo, enebro, madroño y coscoja también forman parte de su vegetación más típica, también hay que destacar su interés paisajístico-geomorfológico.

El equipo de gobierno quiere llevar al próximo pleno de enero este punto para conseguir el acuerdo con el resto de grupos políticos e iniciar su tramitación en el menor tiempo posible o, si es necesario, hacer los cambios oportunos en el catastro para solicitar a la JCCM esta nueva figura para la Dehesa Boyal.