Roban una retroexcavadora de 30 toneladas en La Puebla de Almoradiel (Toledo)

La empresa estaba retirando piedras en unas tierras para prevenir la aparición de madrigueras de conejos

Cuenca, 16 feb (EFE).- La empresa Excavaciones y Derribos Adrián Huerta Guijarro, de Villarejo-Periesteban (Cuenca), ha denunciado el robo de una retroexcavadora de 30 toneladas que tenía en una obra en La Puebla de Almoradiel (Toledo), a unos cuatro o cinco kilómetros del casco urbano.

El gerente de la empresa, Adrián Huerta, ha explicado en declaraciones a Efe que el robo se produjo el fin de semana y ha considerado que ha debido de ser obra de “profesionales” y de personas “conocedoras de la materia”, porque se han llevado la máquina con un camión-góndola de gran tonelaje.

Huerta ha indicado que se trata de una excavadora de cadenas de 30 toneladas “con un martillo demoledor de 2.800 kilos”, y que es una máquina de gran valor económico, que podría rondar los 120.000 euros.

El pasado viernes a las 19:00 horas dejaron la máquina en la obra, y cuando llegaron a primera hora de la mañana del lunes había desaparecido, por lo que procedieron a denunciarlo ante la Guardia Civil.

Huerta ha recordado que el pasado fin de semana fue muy lluvioso y dejó el terreno embarrado, por lo que el lunes se veían perfectamente las marcas de las cadenas de la retroexcavadora, así como del camión-góndola usado para robarla y transportarla.

La retroexcavadora estaba estacionada junto a un camino de propiedad municipal porque, según Huerta, al ser de cadenas no se puede estar llevando y trayendo después de cada jornada laboral con un camión y una góndola “porque entonces no trabajamos”.

La empresa estaba retirando piedras en unas tierras de La Puebla de Almoradiel para prevenir la aparición de madrigueras de conejos, ya que los cultivos cercanos están sufriendo una plaga de estos animales, y después transportándolas para convertirla en zahorra.

Huerta ha confiado en que las investigaciones de la Guardia Civil den frutos, y ha apelado también a la colaboración ciudadana por si alguien intenta utilizar o vender la retroexcavadora en algún otro lugar.