El sector del taxi celebra los nuevos “tapones a la especulación” de empresas como Uber o Cabify

Belén Rodríguez Ciudad Real
Manuel García, presidente de la Asociación de Taxistas de Ciudad Real / Archivo

Manuel García, presidente de la Asociación de Taxistas de Ciudad Real / Archivo

Aplauden que se cree un registro electrónico que les obligue a contratar de manera previa y exigen que las autorizaciones para vehículos con conductor no se puedan vender durante 5 años, en vez de 2 como propone el Gobierno

El sector del taxi rural en Ciudad Real que representa la Asociación Provincial de Taxistas celebra las nuevas medidas para ponerle freno a la especulación con autorizaciones VTC (vehículos con conductor) que practican empresas como Uber o Cabify, anunciadas por el Gobierno el viernes.

“Este tipo de servicio siempre ha existido pero con las nuevas tecnologías se han saltado la linde y se han venido al ámbito del taxi”, explica Manuel García, presidente de un colectivo que, aclara: “No nos oponemos a la competencia, pero con las mismas armas y dentro de la legalidad”.

Entre las medidas propuestas por Fomento García destaca la creación de registros electrónicos que obliguen a este tipo de empresas a contratar sus servicios de manera previa, y no a parar a clientes en la calle, como hacen entrando en competencia directa con el taxista convencional.

El nuevo reglamento limitará el tiempo en el que se puede vender una autorización VTC, que hasta ahora no existía. Se han establecido dos años, pero el sector que presentará alegaciones lo considera insuficiente, “creemos que es mejor fijar cinco años hasta que se pueda vender o traspasar una de estas autorizaciones para evitar especular con ellas, como están haciendo”.

Según explica el presidente de la asociación provincial a un taxista con licencia se le obliga a prestar servicio a los tres meses de su concesión, mientras que los beneficiarios de una VTC, servicios privados, no tienen ninguna cortapisa a la hora de dar servicios.

La normativa, que todavía se está tramitando, pone negro sobre blanco sobre qué tipo de servicios deben hacer quienes posean una autorización para alquilar coches con conductor, “pero el problema como siempre es la aplicación y el conocimiento de que eso existe. En la provincia muchas policías locales no tienen ni idea de este tipo de cosas y si no se les da formación no las pueden perseguir”, explica.

En Castilla-La Mancha existen en estos momentos 41 licencias VTC, por número no son un problema, “quienes nos hacen competencia desleal son las empresas que vienen en momentos puntuales de otras poblacione, a eventos concretos en ciudades como Toledo y Guadalajara, como el 20% del negocio lo pueden hacer fuera. Lo hemos visto este verano en Málaga y ¿quién controla eso?

El taxi rural sobrevive por la administración

No obstante Manuel García reconoce que el sector del taxi rural, mayoritario en Ciudad Real, ha pegado un bajón importante, “si no fuera por la colaboración con la administración para transporte escolar o sanitario (en este último también han perdido servicios), habriamos desparecido”.