El precio del melón se estabiliza en los mercados

Noemí Velasco Tomelloso
El melón de La Mancha será el único en los mercados hasta finales de octubre / Elena Rosa

El melón de La Mancha será el único en los mercados hasta finales de octubre / Elena Rosa

La lonja hortofrutícola confirma que el precio del melón empieza a conseguir estabilidad en los mercados, para tranquilidad del sector. Sin embargo, la sandía, que había despegado de forma moderada, baja de nuevo

El precio del melón empieza a conseguir estabilidad en los mercados después de su caída abismal en el inicio de la campaña y el incremento acelerado observado en las últimas semanas. La Lonja Hortofrutícola del Melón y la Sandía de Castilla-La Mancha, reunida este martes en Tomelloso con motivo de la celebración de la Feria y Fiestas, ha dado cifras semejantes a las de la semana pasada.

Estos precios dan tranquilidad al sector del melón, que temía que los números siguieran su ascenso e hicieran retroceder el consumo. El presidente de la Interprofesional del Melón y la Sandía de Castilla-La Mancha, Cristóbal Jiménez, reconoció la semana pasada a Lanza que era preocupante el rápido incremento de los precios.

El representante de productores y comercializadores reflexionó sobre quién iba a comprar melones si llegaban a alcanzar un euro, como resultado de “prácticas inadecuadas”, por lo que de momento los precios de esta semana traen calma en el sector.

El melón de La Mancha de categoría extra está a una media de 0,57 a 0,62 euros el kilo en el mercado, mientras que el de primera oscila entre 0,45 y 0,50 euros, y el de segunda entre 0,30 y 0,35 euros. Estos precios contribuyen a que los agricultores equilibren la balanza, puesto que a principios de campaña llegaron a vender melón a la mitad del precio de coste.

La cotización de la sandía vuelve a bajar

Por su parte, la sandía sufre una disminución leve de su cotización en los mercados, frente al ascenso moderado que había experimentado en las últimas semanas. Estos datos no son buenos para los productores de sandía, que esperaban que la fruta despegara.

Así pues, el precio de la sandía ha sido muy bajo desde el comienzo de la campaña, no por la coincidencia con frutas de otras regiones como sucedió con el melón, sino por la escasa exportación a países europeos, de los que depende en un 40 por ciento.

El mal tiempo y las bajas temperaturas en Reino Unido, Francia, Alemania y Dinamarca contrajo el consumo desde finales de julio, y aunque tiene cifras superiores a los 0,10 céntimos de los que partió la sandía de primera categoría, tampoco son para echar cohetes.

La lonja hortofrutícola ha marcado una media para la sandía negra sin pepitas de primera categoría de entre 0,19 y 0,21 euros el kilo, y de segunda categoría de 0,10 a 0,13 euros. Por su parte, la sandía blanca de primera categoría ronda entre los 0,14 y 0,16 euros, y la de segunda de 0,10 a 0,12 euros.