Ramón González ofrece una bella lección de Medio Ambiente en el Félix Grande

Francisco Navarro Tomelloso
Ramón González en el Félix Grande

Ramón González en el Félix Grande

El que fuera alcalde de Tomelloso, pero como él mismo dice, ante todo maestro, Ramón González,ha ofrecido una preciosa lección sobre medio ambiente a alumnos de 6º del Félix Grande. Este centro está realizando un buen trabajo dentro del programa europeo Erasmus, precisamente de medio ambiente, lo que demuestra el grado de concienciación del centro con el tema.

Ramón González, de una manera amena y cercana, ha hablado  de la Ordenanza de Medio Ambiente del Ayuntamiento, “la más larga, porque toca muchísimas cosas,  desde licencias a sanciones por ruidos pasando por consumo racionalizado de agua, vibraciones, residuos, animales muertos o el cuidado de los parque y jardines, entre otras muchas cosas”. González, que ha montado una clase interactiva con muchas intervenciones de los alumnos, ha incidido en la importancia del aspecto educativo, “para que la gente adquiera ese sentido cívico que es tan importante en el medio ambiente”.

Por otro lado, Ramón González ha analizado los tres problemas que, a su juicio, son los mas importantes del medio ambiente de Tomelloso: el del agua, los areneros y el alcohol. Sobre el agua ha hablado en clave positiva elogiando el proyecto de la Comunidad de Regantes de los Auriles que permite utilizar agua depurada para riego de viña. “Algo que ha provocado la recarga del acuífero porque en esta zona no se pueden hacer pozos”.

De los areneros, González denunció el desolador paisaje que suelen dejar, “unas minizonas de desertización para las que hay algunas ayudas con la condición de reforestar y volver a alisar esas zonas”.  Del mundo del alcohol, González ha explicado a los alumnos que “la gran cantidad de vino que se produce en Tomelloso, ha obligado a reducirlo, y eso implica su transformación en alcohol”. Así, ha ido analizando la evolución de la depuración, “que primero no existía, echando el alcohol a pozos, que hace años provocaron algunas explosiones en la ciudad, después con la depuradora de vinazas que supuso ya un avance muy importante y finalmente con lo propio sistemas de depuración que han ido articulando cada alcoholera”. En fin, una clase de lo más enriquecedora de un hombre que se ha entregado en cuerpo y alma a dos de sus grandes pasiones: la enseñanza y la política.