Tres tomelloseros en la Sahara Desert Challenge

Carlos Moreno tomelloso
Los tres aventureros posan en el todo terrero

Los tres aventureros posan en el todo terrero

Después de casi un año preparando el todo terreno, ha llegado la hora de la verdad para Vicente Cañas, Félix Huertas y José Vicente Olmedo, tres tomelloseros que se van a la Sahara Desert Challenge.  La 6ª edición de esta apasionante aventura de motor trans-sahariana  enlaza dos continentes: Europa y África, y atraviesa 6 países: Portugal, España, Marruecos, Mauritania, Senegal y Guinea-Bissau. Serán casi 6.000 kilómetros en ruta que tendrán que hacer entre el 28 de diciembre y el 10 de enero.

Esta es una expedición que  recrea los grandes momentos de evasión y aventura del mítico «Rally Dakar» con unos costes de participación bastante accesibles y con la posibilidad de participación de varios tipos de vehículos motorizados: 4×4, motos y camiones 4×4. Lógicamente, también es necesaria una buena dosis de valentía, espíritu de aventura, voluntad de ayuda y buena disposición son los ingredientes indispensables para emprender la fantástica ruta definida para esta travesía.

La nueva edición cuenta un tramos “fuera de asfalto” a través de pistas increíbles en la parte interior este y litoral de Marruecos, el litoral de Mauritania y en el interior de Senegal y Guinea-Bissau. La expedición cruzará lugares fantásticos, repletos de paisajes que cortan la respiración.

Los tres tomelloseros se muestran ilusionados y expectantes con una aventura que también tiene un importante componente solidario. “Llevamos material escolar y sanitario para repartirlo entre los niños de las aldeas. Habrá noches que dormiremos en hoteles y albergues, pero lo apasionante y bonito será cuando toque dormir en tiendas de campaña en pleno desierto”.  De los tres, José Vicente es el único que ya ha estado en la prueba.

Una aventura cara

Reconocen que la aventura sale cara, “sobre todo por la adquisición y preparación del coche, pero pensamos que el esfuerzo va a merecer la pena. La prueba lleva un soporte técnico y sanitario que nos hace ir más tranquilos, aunque sabemos que nos enfrentaremos a situaciones complicadas cuando la ruta se complique por caminos en pleno desierto”. Tendrán que hacer frente a etapas de una distancia media de 500 kilómetros, pero las hay de 300 y la más larga de ochocientos.” Aunque en una etapa corta puede que se nos vaya más tiempo que en una larga. Lo bueno de esta aventura es que el trabajo es en equipo y así se hace mucho más llevadero”.

En la prueba no existe la presión de hacer un buen crono, “la meta para todos es llegar”. Vicente, Félix y José Vicente se dirigirán a tarifa para enlazar con el resto de participantes.En el momento de escribir estas línea la expedición ya ha partido de Portugal. Me cuentan que llevan las uvas para la noche de fin de año en el desierto y también la de los Reyes Magos. “Esperamos que todo salga bien y que disfrutemos”. Que así sea para estos tomelloseros que ya han iniciado la cuenta atrás de su gran aventura.