Una clave en el historial clínico de la paciente podría ayudar a detectar antes los malos tratos

Belén Rodríguez Ciudad Real
José Molina Cabildo presidente del Colegio de Médicos de Ciudad Real / J.Jurado

José Molina Cabildo presidente del Colegio de Médicos de Ciudad Real / J.Jurado

El Colegio de Médicos de Ciudad Real se prepara para la detección precoz de la violencia machista. Con el nuevo Pacto de Estado bastará un informe sanitario para que la justicia actúe, aunque la mujer no denuncie. "Somos un colectivo muy concienciado, también sufrimos violencia", dice José Molina

Antes de que una mujer llegue a urgencias con unas lesiones graves infligidas por su pareja su médico de cabecera, que la ve con frecuencia, podría y debería ser capaz de detectar que es víctima de violencia de género y comunicarlo al juzgado, para que la justicia actúe incluso sin que ella haya denunciado.

Esta detección precoz es el reto que tienen por delante médicos y personal sanitario dentro de las medidas incluidas en el nuevo pacto de Estado contra la violencia de género. Para ello se están planteando introducir una clave en el historial clínico (todavía no se ha especificado cuál) en los casos sospechosos para que cada vez que esa posible víctima acuda a la consulta quien la trate, la vea o no por primera vez, sepa que debe estar pendiente de ciertos síntomas, sin necesidad de repasar toda su historia, algo para lo que hay poco tiempo.

Deteción precoz: el objetivo

“Nosotros hablamos en medicina de que no se puede diagnosticar algo que no se piensa que pueda existir. Si no piensas en una determinada enfermedad no la puedes diagnosticar, con los malos tratos sucede lo mismo, si no piensas en ello no puedes detectarlo”, afirma José Molina presidente del Colegio de Médicos de Ciudad Real, cuyo colectivo tendrá que “implementar”, dice, el próximo otoño los protocolos que ya existen para intervenir de forma precoz.

“No digo que cada vez que entre una mujer a la consulta pienses en ello, pero sí estar más alerta ante determinados signos”, explica en una entrevista con Lanzadigital.com.

“También estamos sometidos a violencia”

Los médicos, “un colectivo muy concienciado porque también estamos sometidos a violencia”, afirma Molina, están obligados por ley a informar de cualquier tipo de violencia, a hacer un parte de lesiones si las detectan, y ponerlo en conocimiento de la autoridad judicial. Lo que se les pide ahora es más sutil, “de nada nos sirve tener un buen servicio que atienda los accidentes de tráfico, lo mejor es evitarlos. Aquí pasa lo mismo, tenemos que tener medios para detectarlo y prevenir”.

Con el pacto de Estado un médico de familia podrá certificar que una mujer es víctima de malos tratos sin que ella haya denunciado, y que un juez imponga una orden de alejamiento u otras medidas en base a su dictamen, una responsabilidad muy grande y desde el Colegio de Médicos de Ciudad Real quieren prepararse.

Jornadas sobre violencia de género

“El Colegio de Médicos de Ciudad Real desarrollará en el último trimestre del año unas jornadas sobre violencia de género. Queremos que participen profesionales del ámbito judicial, policial y sanitario, e incluso personas que han tenido relación con la  violencia de género por haber sido víctimas”.

Médico de familia en ejercicio desde hace treinta y dos años, el doctor Molina señala que se ven muchos casos de violencia de doméstica en las consultas. “No es que pase todos los días, pero sí con frecuencia. A veces te llevas una gran sorpresa porque se trata de personas que conoces de largo tiempo y nunca lo habrías pensado. De repente salta un indicio, empiezas a indagar, hablas con la paciente y descubres que no lo contaba por un sentimiento de vergüenza mal entendida”.

Mucha violencia en las consultas

“Hay mucha violencia en la sociedad y en las consultas se ve”, añade, tanto la que se ejerce sobre la mujer como los casos de acoso a escolares, en el deporte, “y los que sufrimos los propios sanitarios que somos tan víctimas del sistema como el paciente”.

El domingo pasado se produjo una nueva agresión en el centro de salud de Almagro. Una familia entró a patadas en urgencias para que atendieran a un familiar y provocó daños en el mobiliario. Las fuerzas seguridad evitaron que los profesionales fueran agredidos.