Una decena de pueblos de Ciudad Real y Badajoz se unen en la “batalla” de la N-430

La plataforma suma a 3 nuevos municipios de Badajoz, pide reunirse con el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha y proyecta una campaña de sensibilización

Belén Rodríguez
Ciudad Real

Villarta de los Montes, Tamurejo y Garbayuela, pueblos de Badajoz fronterizos con Ciudad Real por el norte, se han unido a la plataforma que desde el año pasado reclama mejoras en la seguridad de la carretera nacional N-430, integrada hasta ahora por Puebla de Don Rodrigo, Luciana, Piedrabuena y Alcolea, en la provincia de Ciudad Real; y Fuenlabrada de los Montes, Herrera del Duque, Navalvillar del Pela y Casas de Don Pedro, en Badajoz.

El accidente mortal del domingo ha sido el revulsivo de la que Venancio Rincón, alcalde de la Puebla y portavoz del colectivo llama “la batalla” de la N-430, a la que por así decirlo se dio este viernes el pistoletazo de salida en una reunión en Puebla de Don Rodrigo, con representación de esas localidades.

Hartos de accidentes, quieren hacer algo más que lamentarse cada vez que se produce un siniestro mortal en esta carretera que soporta a diario un importante volumen de tráfico pesado (800 camiones).

De momento van a pedir una una reunión con el delegado del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, para plantearle alternativas factibles, (una de ellas podría ser el tercer carril en algunos tramos).

En paralelo preparan una campaña para darse a conocer con jornadas de sensibilización en colegios e institutos, y lanzarán un concurso en busca de un lema y un logotipo que se convierta en la imagen de la reivindicación.

Según Venancio Rincón en los últimos diez años más de treinta personas han perdido la vida en accidentes de tráfico en la N-430, la carretera que une la provincia de Ciudad Real con Badajoz, sobre todo en el tramo entre Luciana  y Puebla de Don Rodrigo y el límite con Badajoz. Unos 4.500 vehículos circulan a diario por ella.