Lanza reconocerá a Enrique Galán y a Hnos. Huertas Castellanos, S.L.

Maite Guerrero Valdepeñas
Enrique Galán, párroco de la Asunción en Valdepeñas / Maite Guerrero

Enrique Galán, párroco de la Asunción en Valdepeñas / Maite Guerrero

El párroco de la Asunción y la empresa instalada en el Parque Empresarial “Entrecaminos” recibirán los galardones “Vino Blanco” y “Vino Tinto” el 4 de julio a las 20 horas en el Museo del Vino de Valdepeñas

Diario Lanza ha decidido premiar este año en los reconocimientos que entrega anualmente en Valdepeñas, que van por su trigésimo segunda edición y que corresponden al año anterior al que se entregan, al párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Enrique Galán, con el premio “Vino Blanco”, y a la empresa Hermanos Huertas Castellanos, S.L., con el premio “Vino Tinto”.

Ambos premios tienen igual valor. La única diferencia es que el “Vino Blanco” es un premio más social, destinado a personas, asociaciones y entidades, y el premio “Vino Tinto” está destinado, principalmente, a reconocer la labor empresarial.

Dichos reconocimientos se entregarán el martes, 4 de julio a las 20 horas en el Museo del Vino de Valdepeñas.

“Vino Blanco”

Lanza ha decidido reconocer a Enrique Galán con el galardón “Vino Blanco 2016” por su dedicación a la hora de ayudar a los más necesitados, su buena integración con el pueblo de Valdepeñas, así como por haber puesto en marcha el proyecto para restaurar la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de la localidad.

Enrique Galán nació en 1957 en Valverde, anejo de Ciudad Real. Ingresó en el Seminario Diocesano de Ciudad Real en 1968 y finalizó todos los estudios del Seminario en 1981 con el Bachiller en Teología, un equivalente a Licenciatura en Ciencias Eclesiásticas. Estudió en Roma desde 1981 a 1984, obteniendo la Licenciatura en Ciencias de la Educación por la Universidad Pontificia Salesiana.

En 1985 fue destinado a tres pueblos de los Montes de Toledo: El Robledo, El Torno y Pueblo Nuevo del Bullaque. En 1989 fue trasladado a la Parroquia de San Pedro de Ciudad Real y en 1991 a la Parroquia de Santiago Apóstol, también de Ciudad Real, donde permaneció hasta 2012, año en que fue nombrado párroco de la Asunción de Valdepeñas.

Ha sido Director del Secretariado Diocesano de Medios de Comunicación durante 12 años y de la Hoja Con Vosotros. Ha colaborado en diversos programas de radio en la COPE y en el Diario La Tribuna con un artículo dominical durante más de diez años, así como en el Diario Lanza durante algunos meses con un comentario dominical.

Desde 1985 es profesor en el Seminario Diocesano y desde la fundación del Instituto Teológico Beato Narciso Estenaga imparte  la asignatura  Pedagogía Religiosa.

Es miembro del Consejo Presbiteral de la Diócesis desde el año 1996, y secretario del mismo Consejo, habiendo sido reelegido cada legislatura desde entonces.

Durante su estancia en la Parroquia de Santiago,  con un templo de finales del siglo XIII, se restauró la sacristía y el artesonado mudéjar de la Iglesia, que es del siglo XIV.

Ahora, tras cinco años en la parroquia de la Asunción, se va a emprender  una restauración amplia del templo parroquial que afectará tanto a la techumbre como al suelo, a las paredes externas e internas y a la iluminación. Se reformará también la sacristía.

La torre de la iglesia fue restaurada en su interior hace dos años y se electrificaron las campanas para su volteo.

Propietarios de Hermanos Huertas Castellanos, S.L., / Maite Guerrero

Propietarios de Hermanos Huertas Castellanos, S.L., / Maite Guerrero

“Vino Tinto”

Por su parte, el premio “Vino Tinto 2016” es para la empresa Hermanos Huertas Castellanos, S.L., gestionada por tres hermanos llegados de Santa Cruz de Mudela, Pedro, Andrés y José Luis Huertas, por decidir instalar esta empresa en el Parque Empresarial “Entrecaminos” hace cuatro años, realizar una gran inversión en el negocio desde entonces para implantar nuevas tecnologías y crear empleo (actualmente cuenta con 22 trabajadores, incluidos los propietarios).

Hermanos Huertas Castellanos, S. L. es una empresa familiar que inició su actividad empresarial en 1976, dedicándose en un 90% a la fabricación de piezas para el mantenimiento de la industria cerámica y vinícola y el 10% restante a la fabricación de placas para moldes y matrices.

A partir de 1987, con la incorporación del tercer miembro familiar, se decide cambiar su producción y dedicar el 90% de la misma a la fabricación de portamoldes y portamatrices especiales. La empresa va adquiriendo la maquinara necesaria para este cambio y en 2013 cuenta con 10 trabajadores, más los tres hermanos socios.

En ese año decide trasladarse al Parque Empresarial “Entrecaminos” de Valdepeñas al no poder continuar en Santa Cruz de Mudela con su actividad. Principalmente elige la Ciudad del Vino por su buena ubicación junto a la Autovía A-4 y por contar con equipamientos de última generación en el parque empresarial. Desde entonces, ha ido modernizando su equipamiento y realizando incorporaciones de maquinaria, como la adquisición de un centro de mecanizado vertical de CNC para su producción, además de una maquina tridimensional para medición y verificación de sus productos.

Actualmente el equipo humano está formado 19 trabajadores, más los tres socios, dedicándose a la fabricación del portamoldes en un 80% y portamatrices en un 20%, que se emplean en los sectores de la automoción, alimentación, cosmética y técnica.

Sus productos se venden en el mercado nacional principalmente y tienen como destino diversos países de Europa, América y Sudáfrica.

La empresa colabora con el I.E.S. Azuer de Manzanares para la formación profesional Dual y formación en centros de trabajo de sus alumnos y, una vez terminada dicha formación, en la mayoría de los casos los alumnos quedan contratados en la empresa.