Imagen de Dehesa del Carrizal / Lanza

Imagen de Dehesa del Carrizal / Lanza

Ciudad Real y el vino

Ciudad Real tiene un patrimonio vitivinícola de especial interés. Paisajes de viñedos que, en algunas zonas son los definidores del territorio, bodegas históricas e instalaciones modernas que son parte de la cultura, la realidad social y económica de muchas poblaciones

Ciudad Real tiene una población cercana al medio millón de habitantes y 19.813 km² de superficie repartidos entre 102 municipios. Una provincia cuyos límites son prácticamente los de la antigua provincia de La Mancha, que tenía por capital Ciudad Real y de la que se excluían los Montes de Toledo. La provincia tiene comarcas con características singulares: AlcudiaCalatravaLa ManchaMontesMontiel y Sierra Morena. Históricamente la provincia estuvo dominada por tres órdenes militares: Calatrava, Santiago y san Juan que han dejado importantes huellas de su actividad.

Geografía y paisaje

Su paisaje pertenece a  la Meseta Central, en su mitad meridional; con un perfil llano con pequeños cerros, normalmente de poca altitud. Al Sur, la provincia está delimitada por Sierra Morena, cuyo principal paso hacia la comunidad autónoma de Andalucía se encuentra en Despeñaperros. El Norte está delimitado por los Montes de Toledo, de escasa altitud.

La principal cuenca hidrográfica es la del Guadiana que nace en las Lagunas de Ruidera, al Este de la provincia, desaparece y vuelve a reaparecer en las cercanías de la localidad de Villarrubia de los Ojos. Algunos de sus afluentes en la provincia son los ríos CigüelaZáncaraAzuerJabalón y Bullaque. La capital tiene 74.641 habitantes y una importante actividad comercial y administrativa. Una población fundada por el rey Alfonso X el Sabio en 1255, tras la batalla de Alarcos que destruyó la primitiva ocupación que es actualmente el parque arqueológico de Alarcos.

La presencia de comarcas geográficamente diferenciadas hace que existan en su territorio espacios naturales de especial interés. Espacios singulares como el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, el Parque Nacional de Cabañeros y el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. Y junto a ellos territorios como el valle de Alcudia, o la zona de los montes de Toledo, las lagunas manchegas o los volcanes del campo de Calatrava. Espacios naturales con paisajes diferenciados en sus comarcas y un patrimonio en el que se suman la geografía y la geología con manifestaciones especialmente atractivas.

El patrimonio de la provincia tiene gran interés.

El patrimonio de la provincia tiene gran interés.

Patrimonio histórico

Junto a esa realidad natural, tiene edificios, restos de la cultura material y manifestaciones artísticas que testimonian la cultura de diferentes momentos históricos. La ocupación de época prehistórica ha dejado restos singulares como las pinturas rupestres esquemáticas de Fuencaliente y Chillón. De época tardo romana quedan restos en el yacimiento de Puente de la Olmilla en Albadalejo o en el yacimiento de la Bienvenida o esculturas como la figura togada de Alhambra. Restos de época visigoda se conservan en el yacimiento de Zuqueca Oretum en Granátula de Calatrava.

De época islámica hay estructuras defensivas en Caracuel de Calatrava, en el castillo de san Fernando de Bolaños, en el castillo de la Estrella de Montiel y en el de Alhambra. Calatrava la Vieja se fundó en el siglo VIII en época omeya. Una época de gran actividad en la provincia llega con la presencia de las órdenes militares. La arquitectura medieval tiene representaciones en la iglesia de san Juan Bautista de Chillón, de Nuestra Señora de la Asunción de Valdepeñas y de Nuestra Señora de la Asunción de Villahermosa. El gótico permanece en el camino del lenguaje renacentista en los territorios de las órdenes militares. El mudéjar del siglo XVI tiene muestras en la iglesia de santa María Magdalena de Membrilla o en la iglesia parroquial de Tirteafuera.

El ornato plateresco tiene construcciones en el campo de Calatrava, en el monasterio de la Asunción de monjas calatravas de Almagro con un claustro de singular belleza. El siglo XVI tiene en Almagro portadas de edificios residenciales que muestran su desarrollo económico. En el campo de Montiel, Villanueva de los Infantes será el gran centro, con la iglesia de san Andrés y junto a él, la iglesia de san Andrés de Villamanrique y la de Santiago en Torrenueva. La arquitectura barroca y rococó tiene muestras en la iglesia de los Jesuitas de Almagro y la iglesia de san Carlos del Valle. El clasicismo pervive en la casa rectoral de Infantes o en la portada de la iglesia de santa Catalina de la Solana y en los edificios de los Trinitarios en Valdepeñas y la Solana. Los siglos XVIII y XIX renuevan la arquitectura y las ciudades de la provincia. Almadén levanta su plaza de toros hexagonal y la Escuela de Capataces de Minas. Lorenzana promueve la Casa de la Caridad en Ciudad Real y se construyen teatros en diferentes poblaciones (Almagro, Almodóvar). Yacimientos arqueológicos, conjuntos históricos y edificios monumentales de gran interés en diferentes lugares de la provincia.

El vino y el patrimonio de la provincia

Junto a todo ello, Ciudad Real tiene un patrimonio vitivinícola de especial interés. Paisajes de viñedos que, en algunas zonas son los definidores del territorio, bodegas históricas e instalaciones modernas que son parte de la cultura, la realidad social y económica de muchas poblaciones. Una provincia en la que la diversidad del territorio conforma dos denominaciones de origen como Mancha y Valdepeñas y tres bodegas de pago: Casa del Blanco, Dehesa del Carrizal y Pago Florentino. Uniendo los espacios naturales, el patrimonio histórico en sus diferentes manifestaciones y la realidad de viñedos y bodegas tenemos un mapa de la provincia especialmente sugerente. Un mapa que es posible recorrer por diferentes caminos de acuerdo con los intereses personales. Caminos en los que las bodegas y el viñedo sean protagonistas y de su mano descubrir los espacios naturales y su patrimonio histórico. O a la inversa, un camino marcado por el patrimonio histórico y natural con el vino como compañía.

Las bodegas como parte del patrimonio de Ciudad Real tienen referentes importantes históricos en diferentes localidades, que se mantienen vivos y con una actividad renovada. Un camino para unir, en el territorio, los espacios naturales, las manifestaciones de nuestro patrimonio cultural y las bodegas con su paisaje de viñedos. El recorrido por sus comarcas, por diferentes zonas de la provincia nos permite acercamientos a la realidad de sus espacios naturales, sus referentes patrimoniales y el patrimonio vitivinícola de cada una de ellas

La Mancha del Este de la provincia, el Campo de Calatrava y el Campo de Montiel donde se desarrolla la denominación de origen Mancha, Valdepeñas con su importante patrimonio construido y su paisaje de viñedos o el espacio singular de Cabañeros con las bodegas surgidos en su entorno son ámbitos que invitan a una visita abierta al medio natural, al patrimonio y al disfrute de la gastronomía acompañada de sus vinos.  Recorridos para el desarrollo del enoturismo, para acercamientos a la realidad provincial desde perspectivas plurales y diversas con un acercamiento detallado a la realidad vitivinícola que avanza por caminos de modernización y calidad. El vino “Enfría el corazón y lo calienta. Te llena los toneletes de leche. Deshollina el riñón, te quita peso, encarga palabras, llama chistes, caldea los ojos, ensalza la lengua y te pone la vida como un haz de alegrones…” dice García Pavón en Las hermanas coloradas.