Lanza Digital

Lanza ciudadano ejemplar

El pasado día 14 se entregaban las distinciones a los Ciudadanos Ejemplares elegidos este año y reconocidos así por la corporación municipal. Y uno de los reconocimientos era para una institución que ha cumplido 75 años de actividad: el Diario Lanza. Está bien que entre estos reconocimientos se haya concedido el galardón a una institución con esta larga trayectoria. La propuesta de la Universidad de Castilla-La Mancha hacía una argumentación excelente que no voy a repetir justificando su propuesta.

Equipos de trabajo

Sólo quisiera hacer algunas breves reflexiones al respecto. La primera de ellas es que el reconocimiento se hace a una trayectoria de 75 años de vida. Y ello incluye momentos de actividad muy diferentes y numerosas personas que a lo largo de los años han trabajado en este medio. El poema “Preguntas de un obrero ante un libro de historia” de Brecht me sigue pareciendo un referente esencial en estas lecturas históricas.

“Tebas, la de las Siete Puertas, ¿quién la construyó?

En los libros figuran los nombres de los reyes.

¿Arrastraron los reyes los grandes bloques de piedra?

Y Babilonia, destruida tantas veces,

¿quién la volvió a construir otras tantas? ¿En qué casas

de la dorada Lima vivían los obreros que la construyeron?

La noche en que fue terminada la Muralla china,

¿a dónde fueron los albañiles? Roma la Grande

está llena de arcos de triunfo. ¿Quién los erigió?

¿Sobre quiénes triunfaron los Césares? Bizancio, tan cantada,

¿tenía sólo palacios para sus habitantes? Hasta en la fabulosa Atlántida,

la noche en que el mar se la tragaba, los habitantes clamaban

pidiendo ayuda a sus esclavos” …

Un periódico es una obra colectiva necesariamente y por eso este reconocimiento es para sus directores, sus redactores, para los tipógrafos, linotipistas, impresores, diseñadores, redactores, fotógrafos, programadores informáticos y un largo etcétera de personas que integran un equipo que ha cambiado con las técnicas y procesos de ejecución. Equipos de tiempos y experiencias diversas, pero equipos que han hecho posible la larga historia de un medio de comunicación que necesita de un trabajo diario intenso y renovado. Los grandes proyectos son siempre obras colectivas y es bueno reconocer el trabajo común de personas que han contribuido a hacer realidad esas propuestas. La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, recordaba, en el acto de reconocimiento de ciudadano ejemplar, al actual equipo que trabaja en el periódico.

Tiempos, informaciones y presentación de la realidad social

A lo largo de estos setenta y cinco años, propuestas de pensamiento, ideologías, acercamientos a la realidad social e informaciones diferentes y plurales. Pero el resultado es que, hoy en día, gracias a la digitalización del medio que nos permite acceder a todos sus ejemplares de este largo periodo, el Lanza sigue siendo una fuente de información esencial para conocer la realidad de nuestra provincia en este periodo de tiempo.

Tiempos de referencias políticas diferentes en los que el periódico ha sido reflejo de esa situación no sólo política, sino social y cultural. Pero lo importante de todo este proceso es que, a lo largo de los años, como resultado de ese largo camino es posible reconocer en sus páginas, en sus informaciones el sentido de cada momento, la realidad social de cada etapa de sus publicaciones. Desde la visión de la política, de la vida y actividad de sus gobernantes a las referencias de actividades sociales, culturales y económicas se hace visible la realidad de la sociedad en la que surgía la prensa. Lecturas que, desde la visión de nuestro pensamiento actual, cobran nuevos sentidos y se entienden en diferentes claves a las que les dieron origen.

La prensa provincial tiene misiones diferentes de la nacional o internacional. No se trata de competir con las posibilidades y los objetivos de otros medios. Pero tiene valores importantes desde la cercanía a la realidad en la que se insertan. Ofrecen una visión próxima de nuestra realidad social, de nuestras actividades que, en ocasiones, parecen banales, pero que son importantes para los que las viven día a día. Y la sensibilidad para acoger toda esa actividad es elemento fundamental en la información de un medio como Lanza. Actividades de pequeñas poblaciones, referencias de acontecimientos cotidianos, de personas normales que trabajan, desarrollan su actividad profesional o simplemente viven en estos espacios. Referencias de lugares, de arquitecturas, paisajes, vidas ciudadanas que, por próximas, nos son, en ocasiones, desconocidas. Esa posibilidad de acercamiento, de acogida, de muestra y de valoración son posibilidades presentes en la prensa de cada día. Y son presencias que hacen sentirse orgullosos a los que ven reflejadas su vida en un medio de comunicación.

La visión del tiempo actual

Pero es verdad que la visión de la cultura, de la sociedad, de la información tiene el filtro de nuestra perspectiva. Es solamente posible desde nuestra mentalidad cultural y mental. Por eso es significativo que, ahora, reconozcamos como valioso para nuestra sociedad la existencia de un medio de comunicación con setenta y cinco años de historia. Y ello es un mérito esencial de nuestra cultura actual, del equipo de personas que, en este momento, desarrollan la actividad de Lanza. Una mentalidad abierta, con propuestas que quieren dar información objetiva y veraz de la realidad es la que permite tener una perspectiva de la historia abierta, dispuesta a valorar momentos muy diferentes y probablemente nada asumidos desde nuestro pensamiento actual.

Una visión que contemplada con 75 años de historia obliga a la humildad de reconocer que cada momento debe realizar su aportación, su colaboración a un largo proceso de información, de presencia de la vida social y cultural que sabemos será analizado y revisado con el paso de los años. Pero ello exige la implicación en una información veraz y plural, en un intento de recoger la realidad de la sociedad de nuestra provincia y en un espacio que da voz a diferentes colectivos con sensibilidades diversas.

Y junto a ello una necesaria visión de futuro y de proyecto para años venideros. La figura del ciudadano ejemplar introduce un reconocimiento de una trayectoria realizada, pero confiere también una obligación de cara al futuro. El reconocimiento que la sociedad ha hecho hace que, a partir de ahora, sea un referente al que hay que seguir considerando como ejemplar por su actividad y su comportamiento. Un reconocimiento merecido por muchas razones, que es bueno llegue a instituciones como la prensa local y que debe ser una guía para el camino de las próximas décadas.