Lanza Digital

Paisaje de viñedos. Socuéllamos

Socuéllamos tiene un término municipal de 37.410 hectáreas de las que 15.767 están dedicadas al cultivo de la vid, lo que convierte a este pueblo en un mar de viñas (42,14 % de su superficie está dedicada al viñedo). Los Reyes Católicos confirmaron un Privilegio por el cual hacían “merced a todos los pobladores que quisiesen venir a poblar esta villa, que haciendo una casa y poniendo dos aranzadas de viña y cultivándolas que fuesen libres de todo género de tributos, sin que fuesen obligados a pagar los vecinos más que el diezmo a Dios”. El rey Felipe II que también tenía en estima a esta villa, quizás porque su protomédico, don Fernando de Mena era natural de ella, en una Ordenanza para la guarda de los montes, panes, viñas y olivas, que dio el 11 de Diciembre de 1582, en su apartado 44, pone pena de seis reales de cada millar a quienes vendimien sin licencia del Ayuntamiento porque “…por experiencia se ha visto que a causa de vendimiar las uvas sin sazón se hacen los vinos imperfectos”, y que “…no se pueda vendimiar hasta pasado el día de San Miguel”.El territorio tiene un paisaje definido por la presencia del viñedo, cada día más cuidado, con nuevas variedades. Un territorio que, en esta zona, entre Tomelloso y Socuéllamos conforma la imagen del mismo con su regularidad, sus variaciones de tiempos y las actividades agrícolas que requiere

Cooperativa Cristo de la Vega

Bodegas Crisve comenzó su actividad el 17 de septiembre de 1955 con 25 viticultores y en la actualidad tiene 1.400 agricultores que cultivan 14.000 hectáreas propias de viñedo de las cuales 10.500 son de airén y 2.500 de cencibel. La cooperativa se sitúa en una parcela de 150.000 metros cuadrados y es capaz de recibir cuatro millones de kilos diarios prensando 750.000 Kilogramos de uva a la hora. Tiene modernas instalaciones con depósitos de acero inoxidable, equipos de frío, flotadores de mosto, filtros de vacío y filtros de diatomeas. Un referente bodeguero en este espacio repleto de viñedos.

El acceso al conjunto deja un espacio de grandes dimensiones en el que se sitúan las zonas de llegada de la uva con marquesinas para los vehículos y zona de control de acceso. Frente a este espacio, tres grandes naves de más de cien metros de longitud se sitúan contiguas creando un volumen lineal frente al patio de llegada. Un espacio renovado en sus instalaciones a lo largo de los años con nuevas aportaciones tecnológicas.

En sus instalaciones cuenta con un tren de vendimia de uvas blancas de 500.000 Kilos a la hora y de uvas tintas de 300.000 Kilos hora, sistema de fermentación en depósitos de 50.000 a 1.500.000 litros con control de temperatura, sala de estabilización de vinos dotada de equipos rascadores y depósitos isotermos con una capacidad total para 1.000.000 litros, sala de filtración y centrifugación, equipos de flotación para limpieza de mostos con capacidad para 1.500.000 litros/día y planta de embotellado. La línea de embotellado, totalmente automatizada, tiene una capacidad de 5.000 botellas a la hora, dispone de filtración, esterilizante y pasteurizador para mostos y sangrías Tiene sala de crianza en naves acondicionadas para controlar la temperatura y la humedad necesaria para dicho envejecimiento con barricas de roble americano y francés (más de 1200 barricas en la actualidad). Marcas reconocidas como Yugo y Marqués de Castilla son referentes de la actividad cualificada de esta cooperativa.

Vinos y Bodegas. Alvisa. Lahoz

Y junto a la cooperativa, instalaciones vitivinícolas diversas en la población. En 1996 se empieza a desarrollar el proyecto de Vinos y Bodegas. Los viñedos están cultivados con un sistema de plantación en espaldera y una irrigación en planta con 1.200 hectáreas en diferentes localizaciones. En la actualidad, la producción de vino se reparte en un 50% tinto y un 50% blanco. Desde el principio, esta bodega fue diseñada para centrarse en los mercados extranjeros para exportar los vinos a todo el mundo. Por ello tienen más de 70 marcas, con estilo y presentación diferentes y comercializan más de 30 millones de botellas al año.

La bodega dispone de tecnologías de filtración y clarificación que comprenden desde la utilización de filtros de tierras a sistemas de filtración en aséptico, garantizando de esta manera la perfecta conservación de los productos a comercializar. Después de una selección de los vinos, los más adecuados son almacenados en barricas de 225 litros de capacidad, de roble americano, con el fin de obtener el carácter específico que aporta dicho envejecimiento. Transcurrido un período de tiempo adecuado, dichos vinos son envasados, terminando su envejecimiento en botella. Elabora crianzas, reservas y grandes reservas.

En Socuéllamos ha habido tradición de fabricación de alcoholes de la cual es un buen ejemplo Alvisa. Alcoholes y Vinos S.A. fue constituida en Socuéllamos en el año 1969 con el objetivo de fabricar alcoholes y aguardientes procedentes de vinos. Como materias primas se utilizan vinos blancos procedentes de uvas airén, que han sido controlados en cada una de las fases de su elaboración.

Bodegas Lahoz se levanta en una zona próxima a la autovía A-43 con una fachada principal que se asoma a la misma.  Tiene 500 hectáreas de viñedo en las fincas La Nieva, El Pantano y Vega Córcoles. En el siglo pasado, la familia Lahoz comenzó su relación con la viticultura, realizando sus primeras plantaciones de viñedos. Año tras año, la extensión de viñedo ha ido creciendo hasta que, en el año 2004, se realizó la primera vendimia en la bodega. Cultiva especialmente la variedad de tempranillo y tiene además plantaciones de merlot, cabernet sauvignon y syrah, en variedades tintas, y de airén, sauvignon blanc y chardonnay en variedades blancas.

Y en el término municipal, bodegas en el interior de las fincas con producción limitada y cuidado de la calidad como Finca el Refugio o Tinedo. Se conforma así un sector de producción vitivinícola acorde con la extensión del viñedo en el municipio. Una producción vinculada esencialmente a la producción de sus territorios próximos con cultivos tradicionales en los que se introducen lentamente nuevas técnicas de cultivo y variedades.

La torre del vino

Para completar esta imagen se construyó en el municipio el Museo-Torre del vino. Un espacio en el interior de la población que quiere recoger la cultura del vino de la ciudad y ofrecer en ese elemento elevado, abstracto, inserto en lo urbano, una imagen interna del valor del vino para la ciudad y un mirador desde el cual poder tener una visión singular de ese inmenso paisaje de viñedos que rodea la población.