Lanza_logotipo_blanco
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
02 marzo 2024
ACTUALIZADO 20:20
  • Ciudad Real
  • El Campo
  • Toros
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
  • Galerías
  • Vídeos
  • Semana Santa 2024
  • Carnaval 2024
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

‘¿Bailamos?’… Vivan el baile, la amistad y el amor testifical

"El trío protagonista conformado por Richard Gere, Susan Sarandon y Jennifer Lopez aportan belleza y talento a partes iguales"
“El trío protagonista conformado por Richard Gere, Susan Sarandon y Jennifer Lopez aportan belleza y talento a partes iguales”
José Luis Vázquez
"Cada vez que la veo, y puede que ya sean más de 30, a más de una por año desde que se estrenara en 2004, procedo como un resorte a aplaudir como un poseso cada vez que la finalizo..."

Adoro las comedias románticas norteamericanas de cualquier época, especialmente las de las cuatro o cinco últimas décadas (cientos y cientos de maravillas, desde “Algo para recordar” a “Bajo el sol de la Toscana”, pasando por “Love actually”, “…Y que le gusten los perros, “Corazón indomable”, “Un buen año” y tantísimas más) por ser las más vilipendiadas y, en concreto, ésta, “¿Bailamos”, en el original “Shall we dance?”, un claro guiño a uno de los mejores números musicales de la historia del Séptimo Arte, protagonizado por Yul Brynner y Deborah Kerr para la irresistible “El rey y yo”.

Veo en Filmaffinity que le otorgan un 4,8 y mi risotada (LOL, así creo que lo llaman los modernos de hoy en día… qué cosas) no puede ser más sonora, pues la considero una de las películas vistas a lo largo de mi extensísima trayectoria cinéfila que más me han contagiado ese milagro que supone la alegría, la más contagiosa de las alegrías matizo. En esa categoría incluyo obras maestras como “Grease”, “Cantando bajo la lluvia”, “Un día en Nueva York” o “¡Qué bello es vivir!” entre decenas de referentes.

Richard Gere y Jennifer LopezDirected by Peter Chelsom
Richard Gere y Jennifer LopezDirected by Peter Chelsom

Cada vez que la veo, y puede que ya sean más de 30, a más de una por año desde que se estrenara en 2004, procedo como un resorte a aplaudir como un poseso cada vez que la finalizo como muestra totalmente sincera de la dicha, la felicidad y el agradecimiento que me provoca ¿Que les parezco exagerado? Pues miren, esta cuestión no tengo más que planteármela conmigo mismo y ese veredicto está tomado desde el mismo día de su estreno… y en todo este tiempo no ha menguado un ápice el entusiasmo por la misma.

Combina ejemplarmente risas, romanticismo alejado de cualquier atisbo de ñoñería, ritmo, preciosos bailes, humanismo, comprensión, tolerancia, romance conyugal, sensibilidad y vitalidad pura y dura.

Ese microcosmos creado por el talentazo (compruébenlo en las igualmente injustamente desdeñadas “Funny bones/Los comediantes”, “Un mundo a su medida” o “Serendipity”) de ese grandísimo y subvalorado director que es Peter Chelsom, en una academia de baile poblada de seres entrañables, tiernos, graciosos, felizmente extravagantes, soñadores o que tratan de engañarse a sí mismos, resulta del todo embriagador.

Y es a propósito de este apartado en el que tengo que destacar absolutamente a todo el reparto, desde los individuos principales a los más aparentemente “secundarios”, como es el caso de ese agudo investigador privado (de almas humanas -disculpen la perogrullada, del todo asumible- preferentemente) encarnado de manera magistral por el siempre imponente Richard Jenkins, el de su filósofo ayudante o un Stanley Tucci completamente -nunca mejor dicho- desmelenado y rebosante en lentejuelas.

El trío protagonista conformado por Richard Gere, Susan Sarandon y Jennifer Lopez aportan belleza y talento a partes iguales. Gere en una composición que podría haber resultado empalagosa o diabética, sale airoso del envite y despliega encanto, mesura, gracia y credibilidad por todos sus poros. Susan Sarandon, bueno Susan Sarandon es Susan Sarandon, y con eso ya está todo dicho. Y Jennifer Lopez, mucho mejor actriz (pueden comprobarlo, por ejemplo, en la brillante y reluciente “Estafadoras de Wall Street”) de lo que se la ha solido reconocer casi siempre -supongo que por ser exitosa y guapa- está más fascinante que nunca, hasta el punto de que lo valoro como uno de los personajes más bellos en todos los sentidos jamás vistos en una pantalla, tanto en su fragilidad como en su exultante y elegantísimo rol de bailarina. Ese plano que cautiva a Gere, a mí ya ni les cuento y a cualquiera, en el que vemos su rostro melancólico a través de la ventana, con la mirada perdida, es de los más arrebatadores y hermosos que haya podido contemplar en una gran pantalla. Y cómo es ese “Moon river cha cha”, mi canción de cine favorita de todos los tiempos. O dentro de esos mismos registros sensuales, el que se marca con Gere en la víspera del gran concurso es azufre del más incandescente. Uffff.

"Combina ejemplarmente risas, romanticismo alejado de cualquier atisbo de ñoñería, ritmo, preciosos bailes..."
“Combina ejemplarmente risas, romanticismo alejado de cualquier atisbo de ñoñería, ritmo, preciosos bailes…”

Pero no quiero quedarme en lo más evidente, pues considero de justicia destacar muy preferentemente que “¿Bailamos?” está primorosamente dirigida y escrita. Audrey Wells a cargo del guion dice más verdades que cualquier tratado sesudo acerca de nuestras existencias y de la propia condición humana. Los diálogos entre Jenkins y Sarandon acerca de lo que supone el amor, la pareja, con esa frase sobre ser testigos de la vida del otro, es sencillamente primorosa.

Y ya ni remarcar cómo es esa maravillosa banda sonora compuesta por pasodobles, jazz, boleros y otro amplio repertorio de marchosos estilos. Arrastra a la pista incluso a los que nos consideramos verdaderos zopencos a la hora de deslizarnos por la pista… o solos.

Como dato final, apuntarles que supone un “remake” de un original japonés de notable calidad e idéntico título. Pero su traslación a los USA no pudo ser más oportuna y brillante… y siempre lo será, no albergo la menor duda, pues me ha acompañado durante más de 25 años y siempre la considero, como mínimo, un tonificante inmejorable para encarar la subsistencia. Lo cual confirma que el problema no son precisamente las secuelas, los propios remakes y un largo etcétera, sino la calidad con la que son abordados.

Noticias relacionadas:
"Un marco ambiental idóneo para que el veterano -84 años- cineasta italiano Marco Bellocchio vuelva a mostrarse inflexible en su enésima denuncia de los de arriba"
"Jennifer sale hermosísima, resplandeciente, deslumbrante, hipnótica"
Ángela Notario presentó la programación cultural de primavera en La Solana / Lanza
Martínez con los actores de 'Ginebra'
"Incidiendo en el meollo de “Perfect days” insisto en su vocación de oda a la vida simple que no simplona..."
Cerrar