El consejero y el obispo

El Consejero de Educacion asiste a la colocacion de la primera piedra de un Cole

El Consejero de Educacion asiste a la colocacion de la primera piedra de un Cole

31 Ene 2012 El consejero de Educación asiste a la colocación de la primera piedra de un colegio concertado en Illescas

En la última década, el gasto en educación en Castilla-La Mancha ha superado por primera vez en una región española el 6% del PIB. Ha descendido de forma significativa la proporción de personas de más de 16 años que no completaron sus estudios y hemos llegado a casi el 45% de la población con estudios medios.  La población activa ocupada con estudios superiores supone un 26% en nuestra Comunidad Autónoma.

Pero al Consejero de Educación todo esto le parece poco, lo cual nos alegra, y dado el nivel de fracaso escolar nos propone nuevas políticas educativas. El Consejero ha apostado por la potenciación del modelo concertado y público en la Educación como “el arma infalible que nos llevará a reducir las escandalosas cifras de fracaso escolar que otros nos han dejado como herencia”. El consejero decía esto en el acto de colocación de la primera piedra del futuro colegio “Virgen de la Caridad” de Illescas.

La fotografía de la primera piedra es realmente conmovedora, el Consejero, un grupo de jóvenes con el chaleco de la empresa constructora  y el obispo revestido, como en los mejores tiempos en que la Constitución no decía que éramos un estado laico y aconfesional. Una primera piedra de un colegio promovido por la Diócesis de Toledo a través de una fundación canónica. Marín ha recordado que las cifras de fracaso escolar en Castilla-La Mancha son “las más altas de España” y ha apostado por este modelo como “la gran alianza contra esta lacra”.

El Consejero ponía pie a la foto diciendo: “hoy, con este acto, escenificamos el pistoletazo de salida a una apuesta por la calidad educativa: la colaboración público-privada en la educación concertada en convivencia con el modelo público”. La escenificación era realmente espléndida.  “Nuestra apuesta con educación concertada es en paralelo, y en absoluto de exclusión, con la pública. Los dos modelos pueden convivir y los dos modelos tendrán toda nuestra atención”. “Excusatio non petita” decían los latinos.

Su apuesta por el modelo público, decía, y se demuestra porque se están terminando obras que no se han quedado concluidas en la anterior legislatura. Lo obvio elevado a categoría de sublime. Las actuaciones suelen prolongarse por encima de las legislaturas. Pero alguien afortunadamente comprometió, proyectó y contrató las obras de esos colegios en ejecución. Si no fuera así, con toda seguridad, él seguiría bendiciendo centros concertados por la región.

La fotografía es todo un documento para la historia de la educación en Castilla-La Mancha. Conviene mantenerla en los archivos porque la gente es de memoria olvidadiza y poco objetiva.