El apoyo de la familia

Los padres y en general, la familia, pueden ayudar en la mejora del auto concepto de los hijos con actitudes tan interesantes como son las que voy a comentarles. Es fundamental el establecer unas normas dentro de la convivencia familiar: las que sean, pero de formato sencillo y bien conocidas por todos. Es fundamental también el presentarles un rostro amable y tranquilo. 

El apoyo de la familia

 

Los padres y en general, la familia, pueden ayudar en la mejora del auto concepto de los hijos con actitudes tan interesantes como son las que voy a comentarles. Es fundamental el establecer unas normas dentro de la convivencia familiar: las que sean, pero de formato sencillo y bien conocidas por todos. Es fundamental también el presentarles un rostro amable y tranquilo. Tener buen humor cuando sea necesario y saber respetar los silencios cuando sean necesarios. Importante también, hablar a nuestros hijos de sus logros, no siempre es conveniente estar corrigiendo y machacando los puntos más débiles de ellos. Bueno sería compartir el ocio y el tiempo libre cuando son pequeños y cuando vayan creciendo que elijan ellos. Tienen todo el derecho también. Hay padres que estamos con ellos siempre y hasta en la sopa. La escucha activa aparece como un elemento de unión muy importante que debemos tener en cuenta siempre. La responsabilidad de nuestros hijos en general y hoy en día, en la mayoría de los casos brilla por su ausencia. Sería muy útil intentar darles poco a poco ciertas responsabilidades para que fueran tomando conciencia de sus acciones y de las repercusiones de su comportamiento en ellos y fuera de la familia. Los interrogatorios no valen para nada, respetemos su intimidad y ellos seguro, toman la decisión de compartir sus malas o buenas experiencias. El respeto a la jerarquía familiar es crucial, no para ser autoritarios con ellos, sino para que aprendan a respetar y ser respetados de igual forma. Muy negativo es imponerles nuestras ideas o nuestra filosofía de vida por real decreto. Su pensamiento debe dirigirse en una línea de consejo y a la vez de descubrimiento de su propia independencia y libertad de pensamiento. Sin axiomas ni dogmas. Lo paradigmático es necesario, pero no siempre, el aspecto simbólico de las situaciones y experiencia de vida, nos ayudarán a educarles mucho mejor. La intimidad es sabido que es muy importante en la vida de un adolescente. La observación de los padres debe ir en esa línea mejorando la confianza en los valores que se han transmitido en un buen ambiente familiar. Y creo que en esta línea los fracasos serán los menos y si aparecen podremos afrontarlos mucho mejor. Hay que prepararse!