El efecto sugestión

Después de un invierno caluroso, la llegada de la primavera con algunas lluvias y algo de fresco, pero en general con buena temperatura muy pronto nos adelanta el período estival en el que empezaremos a disfrutar de algunas vacaciones, el sol, la playa, la montaña y nuevas expectativas para la nueva temporada.

Después de un invierno caluroso, la llegada de la primavera con algunas lluvias y algo de fresco, pero en general con buena temperatura muy pronto nos adelanta el período estival en el que empezaremos a disfrutar de algunas vacaciones, el sol, la playa, la montaña y nuevas expectativas para la nueva temporada. Pero paralelamente si somos observadores, nos daremos cuenta que ya empiezan a bombardearnos en diferentes medios de comunicación con mensajes relacionados con la salud física y la puesta a punto de nuestros músculos y neuronas. Dietas estupendas y productos dietéticos que de forma milagrosa seguro serán capaces de proporcionarnos lo que nos prometen, en un corto espacio de tiempo, colmando nuestras expectativas personales. Todo falso! Si bien el mercado y la proliferación de líneas de productos naturales pueden ayudar a mejorar nuestra salud siempre sin perder la perspectiva de la realidad. Amigos, nada es milagroso, ninguna dieta, ningún producto antienvejecimiento, ninguna crema reductora y por supuesto, ninguna cápsula de la felicidad. Estamos muy equivocados al respecto porque el efecto psicológico que nos produce es totalmente engañoso y generador de grandes frustraciones individuales. Pero la sociedad es siempre caldo de cultivo de estas curiosidades milagrosas capaces de levantar nuestra autoestima en unos meses. No depende de esto. Depende fundamentalmente de la capacidad crítica de todos y cada uno de nosotros, de ser constantes en la forma de tomarnos las cosas en nuestra vida. El mensaje que se transmite es engañoso porque es imposible obtener los resultados deseados a nuestro antojo. Es un gran negocio en el que muchas personas caemos con toda la buena voluntad del mundo, pero los costes son tremendos. El poder de la sugestión es muy grande y muy capaz de equivocarnos de meta. Por lo tanto, es cierto que debemos perseguir una vida sana y equilibrada, pero de forma natural. Buena alimentación, ejercicio físico y mental moderado, optimismo a pesar de la que está cayendo y a lo mejor hasta nuevas elecciones. A ver si son capaces de sugestionarnos nuevamente. Ellos sí que saben hacerlo. Veremos…