Equilibrio

Nuestra existencia, nuestra vida, es una larga travesía, un viaje lleno de pequeños y grandes descubrimientos, de retos, aventuras que tarde o temprano vamos a experimentar o ya lo hemos hecho dentro de un contexto. Pero el mayor de los logros del ser humano, es el viaje al interior de su ser y el conocimiento de uno mismo.

Nuestra existencia, nuestra vida, es una larga travesía, un viaje lleno de pequeños y grandes descubrimientos, de retos, aventuras que tarde o temprano vamos a experimentar o ya lo hemos hecho dentro de un contexto. Pero el mayor de los logros del ser humano, es el viaje al interior de su ser y el conocimiento de uno mismo. Lo cierto y verdad es que dada la complejidad de ese mundo interior que todos tenemos y que muchos no conocemos ni tan siquiera en su justa medida. Debemos tener en cuenta que ese crecimiento personal que experimentamos con el paso del tiempo conlleva tener más o menos un control de nuestras acciones evitando el análisis infructuoso de aquellos pensamientos que tienen una naturaleza intrusiva e incómoda desvirtuadores de nuestro destino. Nuestra cima personal es el objetivo a alcanzar y la esperanza de superarse individualmente. Todos buscamos tener confianza, seguridad persona, autoestima, fortaleza mental, ingredientes fundamentales para el equilibrio y la tranquilidad mental. Pero es importante el destacar que si nos dejamos llevar por los estados supuestos de bienestar personal. Con seguridad siempre nos dirán todo lo que queremos escuchar que puede que no sea lo que realmente necesitamos oír. Lo cierto es que el mensaje es muy consistente y delicado con promesas de la supuesta felicidad y vacaciones de ensueño o alternativas. No estamos preparados para ello. Cuidado con este tipo de mensajes prometedores y palabras llenas de esperanzas, cuando estamos en estados de desesperación con verdaderos problemas. El descubrimiento es individual y en cualquier sitio. Necesitamos bucear en nuestro interior y ser constantes a la hora de decidir cuál es nuestro objetivo personal. Identificado el objetivo, solo nos queda una cosa… perseguirlo y después, tener la voluntad y el esfuerzo de luchar por él. Mientras tanto, disfrutemos del camino que hemos elegido para conseguirlo.