Lanza Digital

Ponga un psicólogo en su vida

Poner un psicólogo en cada una de nuestras vidas normalmente es una necesidad, una verdadera necesidad en una sociedad en la que los problemas de orden personal están a la orden del día. Los psicofármacos, las visitas a los profesionales de la psiquiatría, las continuas derivaciones a las diferentes unidades relacionadas con la salud mental y las parafarmacias siempre al loro como alternativa a todo lo dicho anteriormente, parece que nos proporcionan la seguridad de un buen año, a pesar de todo. Pues miren ustedes, yo que lo soy, que llevo ya muchos años en esta bendita profesión, y a mi juicio, entiendo que poner un psicólogo en la vida de las personas, es una cuestión de cierta magnitud, estas cosas siempre me han molestado. Vamos al psicólogo siempre con un motivo, el motivo es superar el problema que tienes encima y que no eres capaz de quitártelo por ti mismo. Para eso estamos, para ayudar, para apoyar, para colaborar con la persona interesada a salir adelante, por encima de todo y de todos. Aquello que muchas veces hemos escuchado acerca de los prejuicios del entorno por ir a un profesional de la psicología, sigue siendo un problema para muchas personas. No son capaces de entender el sufrimiento que padece la persona afectada. Otros tienen reparo por acudir a consulta, y enseguida… que no lo sepa el entorno… que no lo sepa nadie. Llevamos mucho tiempo con grandes prejuicios colectivos, esa menta colectiva nos sigue haciendo daño. La educación en esos valores relacionados con una especie de pedagogía negra absurda y calenturienta, nos sigue afectando en general. Pues amigos, la alternativa en estos tiempos es buscar la esencia de las cosas. Pongamos de moda el ejercicio tan maravilloso de no hacer caso a nadie que intente manipularnos, ejercer presiones o actuar con la bandera del cariño y el amor fraternal, cuando de lo que se trata es de buscar solución a nuestros problemas reales y para eso, si necesitaremos de un buen psicólogo, al que tenemos que abrirnos totalmente, si no lo hacemos, la vida seguirá igual siempre y no aprenderemos nada. Espero sean felices…