Horcajo de los Montes

Horcajo de los Montes

Horcajo de los Montes

Horcajo pasa de 1028 habitantes en 1991 a 959 en 2015 siendo uno de los municipios de la zona que, pese a la pérdida de población, mantiene unos razonables niveles de residencia

Horcajo de los Montes posee parte de su término municipal dentro del Parque Nacional de Cabañeros, con una pequeña aportación de monte público en la Sierra de la Celada o del Gavilán. Un municipio situado en el límite Oeste de la provincia en el límite con Badajoz. Tiene espacios naturales de gran interés en su entorno como el arroyo de la Chorrera con su salto de agua de unos 15 metros o caminos para realizar a pie por la Sierra de la Celada

Dos calzadas romanas, la de Mérida a Toledo por la antigua Metercosa y el Espinazo del Can al Horcajo, y el ramal que partiendo de aquél por Bohonal y la dehesa de Ahijón se unía con el camino de Castilla y Andalucía son indicios de su existencia en época romana, decía don Inocente Hervás hablando de Horcajo. Se localiza en la gran depresión anticlinal, que, desde esta población, por el noroeste, llega y sobrepasa el municipio de Anchuras. En el centro de los Montes de Toledo en la falda de un cerro y en el borde de una profunda hondonada formada por varias cortaduras, la cual cruza un caudaloso arroyo que recoge sus aguas decía Hervás.

Horcajo de los Montes está situado en la confluencia del río Rubial, que a su vez forman dos largos valles en la confluencia de valles y rañas. Cruza el municipio un ramal o cañada de enlace de la antigua Mesta perteneciente a la cañada real Segoviana. Se encuentra en la ruta de los “Paisajes de Cabañeros” junto con Navas de Estena.

Horcajo de los Montes posee parte de su término municipal dentro del Parque Nacional de Cabañeros, con una pequeña aportación de monte público en la Sierra de la Celada o del Gavilán. Un municipio situado en el límite Oeste de la provincia en el límite con Badajoz. Tiene espacios naturales de gran interés en su entorno como el arroyo de la Chorrera con su salto de agua de unos 15 metros o caminos para realizar a pie por la Sierra de la Celada.

La historia de Horcajo

Un entorno natural singular que está en el origen de la población. Hay datos arqueológicos de asentamientos humanos en la edad de Piedra con restos de materiales para trabajar las pieles de los animales. Fueron, posiblemente, sus condiciones de agua y descanso, las que determinarán su creación como pueblo. Existen pruebas de que en la Edad de Piedra hubo asentamientos humanos y hay restos de materiales `pétreos que se usaban para trabajar las pieles.

La historia documenta la presencia árabe y la toma por Alfonso VI del territorio en 1085. En Las Relaciones Topográficas de Felipe II se da una amplia información del municipio en ese momento. En ese documento de decía que “es pueblo muy antiguo que hará unos 150 años en que se pobló, sin saber ni el porqué de tal nombre ni quien fue su fundador, sólo sabemos lo dicho y además que en la actualidad tiene la categoría de aldea de Toledo por estar en sus montes”.

En Río Frío, que está a dos leguas, hay cuatro molinos donde muelen los vecinos de esta aldea, en el mismo no hay ninguna cosa útil para el lugar pues ni hay barcos, si puentes ni otra cosa alguna que produzca renta. En 1591 incluido entre los lugares de los Montes de Toledo tenía iglesia y 109 vecinos que formaban concejo. La jurisdicción estaba limitada por la Cuartilla y dependía como todos los municipios de este entorno de la ciudad de Toledo. Con la expulsión ordenada por el rey Felipe III de los moriscos de España, Horcajo de los Montes, perdió 19 familias que fueron embarcadas hacia África por el puerto de Cartagena.

A mediados del siglo XIX Madoz en su Diccionario decía de Horcajo: “Lugar con ayuntamiento en la provincia de Ciudad Real (14 leguas) … tiene 100 casas de mala construcción y poca comodidad en una plaza y 12 calles muy estrechas y desempedradas…1 escuela de niños, dotada con 200 r s. de los fondos públicos, y asisten 20; 1 iglesia parroquial dedicada a San Sebastián, con curato de primer ascenso y provisión ordinaria… producción principal: trigo, centeno, cebada en poca cantidad, que se siembran sobre tierras rozadas y quemadas; se mantiene ganado vacuno y cabrío en abundancia, algunas colmenas, y se cría mucha caza de todas clases, población 102 vec., 510 almas Este pueblo es uno de los que pertenecían a los montes de Toledo (V.), y fue agregado a la provincia de Ciudad-Real en la última división del territorio”.

Horcajo pasa de 1028 habitantes en 1991 a 959 en 2015 siendo uno de los municipios de la zona que, pese a la pérdida de población, mantiene unos razonables niveles de residencia. Con una superficie del término municipal de 208,44 Km2 tiene una densidad de población de 4,6 habitantes por Kilómetro cuadrado. Con 3.595 hectáreas de terreno labradas 2.431 se destinan al cultivo de herbáceos y 1.097 al olivar lo que da cuenta de la importancia de este cultivo en este municipio. Tiene también importante ganadería de ovinos, caprinos y bovinos por este orden en número de cabezas junto a una importante presencia de colmenas.

Museo etnográfico

El Museo Etnográfico de Horcajo alberga un conjunto de piezas reflejo de la vida de la zona. Una expresión de las técnicas empleadas en la construcción de las casas: el adobe y la piedra para las paredes y jara y madroño para los techos. Soluciones que aprovechan los recursos naturales próximos y consiguen unos excelentes comportamientos térmicos.

El Museo recoge también los materiales para la creación de utensilios y aperos de labranza: piel y corcho, madera y juncos, cera, huesos. El lagar de cera, del s XIX, está construido en madera de roble procedente de las tierras de Cabañeros. Hay también representaciones de la elaboración tradicional del vino de pitarra con formas singulares en la zona. Diferentes piezas, fotografías y maquetas dan una idea de las tradiciones y forma de vida de los habitantes de esta zona.  Horcajo ha tenido tradicionalmente una producción artesanal de alfombras de especial calidad. Alfombras que están en edificios singulares como el Teatro Real, el Palacio Real o diferentes paradores de turismo.

Patrimonio religioso

La iglesia parroquial de San Antonio Abad levantada entre los siglos XIV-XV es de una sola nave, con cubierta a dos aguas. Tenía la categoría de primer ascenso y llevaba anejo el arciprestazgo de Toledo.  Su interior se resuelve con arcos ligeramente apuntados que se manifiestan en la fachada exterior de los muros laterales con contrafuertes. Elementos y soluciones arquitectónicas que se repiten en iglesias de la zona constituyendo así un modelo constructivo.

La cubierta del ábside, más elevada, con estructura de madera a cuatro aguas, con vigas sobre ménsulas decoradas y cuyo centro se adorna con motivos vegetales que parecen piñas. En los laterales hay capillas adosadas, una de las cuales es la capilla para la pila bautismal. Una pila de una sola pieza, con soporte central y brocal decorado. La iglesia en su exterior está realizada con ladrillo y mampostería, con contrafuertes semicirculares en cabecera y laterales. Entre los contrafuertes hay una puerta con elementos ornamentales árabes.

La carretera de Retuerta divide la población en dos zonas al Norte y sur de la misma. San Isidro, Calvario o camino de los Molinos al norte y Cervantes, Viñas entre otras en la parte sur con una trama más dividida. En la plaza de España se localiza el ayuntamiento y en un espacio central abierto las instalaciones educativas, el centro médico e instalaciones deportivas.

Al sur de la población en la calle iglesia el edificio parroquial. Con 990 metros en su dimensión mayor (Este Oeste) y unos 700 en la dirección Norte.  En el entorno de la población y junto al Aula de la Naturaleza está la ermita de Nuestra Señora de Guadalupe, un edificio de arquitectura contemporánea visible desde la carretera por su posición elevada. Un municipio en el que se unen los espacios naturales con las construcciones e arquitectura popular y las tradiciones artesanales.