lanza_logo_81
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
20 julio 2024
ACTUALIZADO 23:43
  • Ciudad Real
  • Resultados deportivos de Ciudad Real en directo
  • El Campo
  • Blogs
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
  • Galerías
  • Teatro Almagro 2024El Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro es un acontecimiento cultural que se celebra en Almagro, anualmente durante el mes de julio. Está considerado el mayor centro mundial de creación teatral y pensamiento de los siglos XVI y XVII en el mundo hispano, lo que se conoce por nuestros Siglos de Oro. Sigue en Lanza Digital toda la actualidad y programación de la 47ª edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, que este año se celebra del 4 al 28 de Julio de 2024.
  • Pandorga 2024La Pandorga es la fiesta grande de Ciudad Real. Declarada Fiesta de Interés Turístico Regional, se celebra el 31 de julio. La protagonista de la Pandorga es la Patrona de Ciudad Real, la Virgen del Prado, y es que en honor a ella se organizan todos los actos, siendo el principal la ofrenda floral. En la Pandorga se representa el agradecimiento de los agricultores a la Virgen del Prado por los frutos recibidos de la cosecha. Sigue aquí toda la actualidad sobre la Pandorga 2024 en Ciudad Real.
  • Imágenes del día
  • Vídeos
  • Toros
  • Suscríbete a nuestra newsletter
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Valores de la comunidad

810 prado catedral
Imagen de la Catedral, desde el Prado / D. P
Diego Peris / CIUDAD REAL
Las celebraciones de las fiestas de la ciudad, de la unión de estas a la celebración religiosa que las acompaña, a las actividades de reunión y convivencia son tesoros que, adecuados a los tiempos y lugares, pueden y deben ser parte de nuestra identidad y de la realidad que nos define como comunidad. Probablemente, referencias que superan los criterios de separación y de división que generan las referencias ideológicas y de comportamiento y que como tales merecen la pena cultivar con voluntad de ser acogedoras y receptoras de toda la comunidad

El geógrafo David Harvey dedica uno de los capítulos de su excelente libro ‘Espacios del capital a la cultura’. Un artículo titulado ‘El arte de la renta: la globalización y la mercantilización de la cultura’. Un estudio de la relación entre la cultura y el capital.

La renta del monopolio y la competencia

La categoría de renta del monopolio es un término utilizado en la economía política. Es la capacidad que tienen propietarios privados de obtener unos beneficios durante un período de tiempo gracias a que controlan en exclusiva un artículo directa o indirectamente, comerciable, aunque en algunos aspectos es único e irreproducible. Diferentes economistas ponen como ejemplo de esta renta el caso de la viña y la producción del vino que aprovecha las peculiaridades de un territorio y de una producción, para obtener un producto singular.

La renta de monopolio tiene dos contradicciones: La singularidad y la particularidad del producto son condiciones que definen sus cualidades especiales, pero la posible comercialización del producto hace que no sean tan singulares que no puedan estar en el círculo comercial. Y cuanto más comerciales son, menos singulares y especiales parecen. Cuanto más se dysneifica Europa, menos singular y especial parece.

La segunda contradicción está en las tensiones entre el deseo del monopolio y la necesidad de la competencia. Hay que mantener unas relaciones suficientemente competitivas y al mismo tiempo mantener los privilegios del monopolio individual. La globalización actual ha roto las protecciones de monopolio derivadas de los gastos de trasporte y comunicaciones. Las patentes y los “derechos de propiedad intelectual” se han convertido en campos en los que se afirma la fuerza del monopolio.

La apropiación de lo común
Un caso singular es el intento de absorción de las evoluciones culturales y las tradiciones locales para intentar adquirir rentas de monopolio. Las distintas manifestaciones culturales se convierten en fuentes capaces de generar ingresos y ser rentables económicamente. El turismo cultural se ha convertido en gran recurso que, aprovechando la existencia de un patrimonio histórico arquitectónico, de bienes muebles o de bienes naturales es capaz de generar importantes rentas de capital.

Los valores culturales de todos los ámbitos son realidades importantes para conservar en su patrimonio construido, en sus ciudades y también en sus tradiciones, en sus prácticas etnológicas que afirman la identidad de un territorio. Las celebraciones festivas asociadas a determinados lugares se convierten en recursos importantes para la celebración comunitaria, pero también para la presencia de numerosas personas que quieren unirse a las mismas con la generación de actividades lucrativas. Actividades de alojamiento, de restauración, de ventas de productos locales se asocian a las celebraciones festivas que se convierten así en recursos importantes de actividad económica, de generadoras de rentas de capital.

Capital simbólico colectivo
Las reivindicaciones de singularidad., autenticidad, particularidad y especialidad son condiciones para captar rentas de monopolio. Muchas de estas condiciones descansan en relatos históricos, interpretaciones y significados de recuerdos colectivos, significaciones de prácticas culturales. Y así se valoran ciudades y lugares singulares asociados a estos elementos de singularidad, Es el poder del capital simbólico colectivo capaz de hacer que determinadas ciudades tengan un poder de atracción singular y generar rentas de monopolio que quieren utilizar ese capital simbólico para obtener una cierta rentabilidad. Y surge el turismo cultural como gran actividad lucrativa asociada a los valores de determinadas ciudades, lugares o espacios naturales o centros de actividad cultural.

Las ciudades históricas tienen un capital simbólico que procede esencialmente de sus arquitecturas singulares, de sus trazados urbanos, de los contenidos de sus museos o centros culturales en los que es necesario conservar su singularidad, sus condiciones particulares para que su atractivo permanezca. Junto a las ciudades y a las realidades construidas o espacios naturales, las celebraciones que rememoran acontecimientos, tradiciones festivas unidas a recuerdos históricos o a celebraciones religiosas. Celebraciones que pueden unir a la comunidad en torno a recuerdos, celebraciones de ciertos acontecimientos y vivencias de sentimientos comunes que se exteriorizan en estas celebraciones festivas.

Las celebraciones auténticas

Las celebraciones unidas a la realidad física, a la conmemoración de acontecimientos tienen un sentido como recuerdo de la comunidad, como ámbito de celebración festiva que une a la colectividad y pone de manifiesto los elementos comunes de la misma. Son realidades capaces de llenar de sentido la sociedad con sus elementos físicos y sus celebraciones y actividades. Pero celebraciones, realidades que hay que mantener en su auténtico sentido sabiendo que la liturgia de la celebración puede evolucionar con el tiempo. No sólo que puede, sino que debe hacerlo en base a las nuevas sensibilidades y a la necesidad de mantener aquellos elementos básicos y positivos presentes en la comunidad.

Incluso en términos de rentabilidad un proceso de degradación, de disneyficación, de alteración de su realidad para hacerla más accesible pueden destrozar su capital simbólico. Aunque también debe estar claro que el conservadurismo y el exclusivismo reaccionario que a veces se quieren unir a los valores de “pureza” y autenticidad histórica pueden llevar a políticas identitarias de tipo reaccionario que van proliferando en muchos lugares de Europa.

Cada ciudad, cada comunidad debe buscar los ámbitos de autenticidad, de ubicación, historia y cultura como espacios dentro de los cuales caben alternativas a la solución que únicamente busca los aprovechamientos de las rentas de monopolio procurando la defensa de los valores, la actividad y rentabilidad por la propia comunidad.

Es un tesoro común que nos pertenece y su mayor rentabilidad está en saber que son la base de nuestra vida común, que representan elementos que nos unen a los que vivimos en una comunidad en todo aquello que, en cada ámbito, es singular y específico. Una suma de elementos físicos construidos o naturales, de tradiciones y celebraciones, de prácticas compartidas son un capital simbólico colectivo y como tal no debe ser monopolio de nadie, ni puede ser utilizado de forma especulativa, sino que podemos y debemos reivindicar como valor de la comunidad.

Las celebraciones de las fiestas de la ciudad, de la unión de estas a la celebración religiosa que las acompaña, a las actividades de reunión y convivencia son tesoros que, adecuados a los tiempos y lugares, pueden y deben ser parte de nuestra identidad y de la realidad que nos define como comunidad. Probablemente, referencias que superan los criterios de separación y de división que generan las referencias ideológicas y de comportamiento y que como tales merecen la pena cultivar con voluntad de ser acogedoras y receptoras de toda la comunidad.

Ver más sobre:
Publicidad Lanza Digital
Publicidad Lanza Digital
Noticias relacionadas:
 Clara Manzano
Libro de Marcelo Gullo: 'Lo que América le debe a España'
"La realidad es que Puertollano es una de las pocas ciudades de España y de Europa que hoy albergan talento en  la investigación relacionada con la energía y la economía circular"
"Un ritmo pausado y un esteticismo de la mejor ley, cualidades que impregnan puntualmente también a 'Horizon'"
"Esta película expone en toda su crudeza una parte de la profesión, la más amarillista, llevándola hasta sus últimas consecuencias"
Los dos seminaristas junto al obispo prior de Ciudad Real / Lanza
Cerrar