Integración, agua, jóvenes, mujer y servicios rurales, retos de Cooperativas Agroalimentarias CLM para 2020

Julia Yébenes Ciudad Real
Imagen de una de las acciones de la entidad sobre agricultura de precisión / Lanza

Imagen de una de las acciones de la entidad sobre agricultura de precisión / Lanza

Juan Miguel del Real, director general de la entidad, subraya “la amplia” presencia en las cinco provincias castellano-manchegas de cooperativas y sociedades agrarias de transformación de todos los sectores productivos -vitivinícola, aceite de oliva, cultivos herbáceos, frutas y hortalizas, ganadería, frutos secos, suministros, alimentación animal y servicios-, y “su gran impacto económico”.

Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha es una de las entidades agroalimentarias con más peso en el desarrollo económico y social de la comunidad, gracias a su capilaridad -más de un 40% de los 919 municipios tienen una o varias cooperativas- y su valor productivo -representa el 41,8% del PIB regional-.

Juan Miguel del Real, director general de la entidad, habla de los retos para este 2020, tras un “irregular” 2019, lastrado por las bajas producciones de sus socios productores y por la crisis de precios, cuya denuncia social apoyan.

Está en la agenda del nuevo ejercicio, apunta, abundar en los procesos de concentración cooperativa y así ganar competitividad, “muy positivos en 2019”, además de participar desde la posición regional en el diseño del Plan Nacional de la nueva PAC, y hacer aportaciones a las estrategias previstas para el vino, el aceite, y la hortofruticultura.

La nueva planificación hidrológica -liderada por la Ley de Aguas-, la promoción de la mujer rural, el impulso al relevo generacional, y el despegue de la figura de ‘cooperativa rural’ para ofrecer servicios específicos en los núcleos más despoblados, son otros de los desafíos.

Juan Miguel del Real, director de Cooperativas Agroalimentarias Castilla-La Mancha / Lanza de la entidad

Juan Miguel del Real, director de Cooperativas Agroalimentarias Castilla-La Mancha / Lanza de la entidad

Del Real subraya “la amplia” presencia en las cinco provincias castellano-manchegas de cooperativas y sociedades agrarias de transformación de todos los sectores productivos -vitivinícola, aceite de oliva, cultivos herbáceos, frutas y hortalizas, ganadería, frutos secos, suministros, alimentación animal y servicios-, y “su gran impacto económico”.

Para muestra, un botón: Castilla-La Mancha cuenta con un tejido cooperativo de 555 entidades agroalimentarias. Del total, 433 suman una facturación de más de 2.000 millones euros.

Tal red asociativa “crea empleo estable y de calidad en el medio rural”, y en 2018 alcanzó una tasa neta de empleabilidad del 18,4% y 5.242 trabajadores, tras crecer un 18% desde 2010 (4.427). En cuanto a la creación de empleo y a pesar del largo periodo de crisis económica vivido, las cooperativas agroalimentarias han creado empleo estable y de calidad en el medio rural.

En este periodo la facturación pasó de 1.284 millones de euros (2010) a 1.811 millones (2018).

El número de cooperativistas en la región es de 161.962 personas (que representan a 600.000), de las cuales el 24,9 son socias (40.143). La proporción en los consejos rectores es mucho más bajo, 8,3%, aunque haya crecido en ocho años dos puntos  medio respecto al 5,8% de 2010.

Vino

Desde el punto de vista sectorial, Cooperativas contempla para uno de los ámbitos más estratégicos de la región como el vino, apoyo al desarrollo de proyectos como la autorregulación en caso de producción excedentaria. Así “habrá retiradas de forma ordenada”, y “se podrá reequilibrar la oferta y la demanda”.

Se trata de un proyecto que todo el sector trabaja con el Ministerio de Agricultura y que supondrá “un hito histórico”. Contemplará por primera vez mecanismos necesarios para lograr una regulación efectiva del comercio en los mercados del vino, que permitirán ajustar la oferta a la demanda y estabilizar los precios que se pagan en origen, siempre sujetos a la volatilidad.

Igualmente, será objetivo para este 2020 el desarrollo del Plan Estratégico del Sector Vitivinícola en Castilla-La Mancha y “nuestra participación en la elaboración de la Ley de la Viña y el Vino”.

El 59% del valor de la comercialización de las bodegas de Castilla-La Mancha se comercializa a través de las cooperativas, que también acaparan el 75% del volumen de producción de vinos y mostos.

Aceite

En el marco del aceite, desde la entidad cooperativa seguirán reclamando el sistema de autorregulación que pidieron en 2019, y que permitirá el almacenamiento voluntario. “Facilitará que se tomen decisiones sobre la retirada de producto sin esperar que Bruselas autorice la licitación”, tal y como lo contempla la OCM. El objetivo es recuerda Del Real, estabilizar los precios y evitar situaciones como las de la presente campaña, con cotizaciones ruinosas para los productores.

Respecto al olivar tradicional, esperan que se proteja dentro de la PAC, para sacar adelante “grandes retos y esfuerzos” en un sector “muy estratégico”, y que se autorice un Plan regional para este ancestral cultivo.

Las cooperativas agroalimentarias registran el 60% de la producción de aceite de oliva de la región, que es la segunda productora tras Andalucía.

Promocionarán la marca de pistacho de Castilla-La Mancha / Lanza

Promocionarán la marca de pistacho de Castilla-La Mancha / Lanza

Sector hortofrutícola

Igualmente, confían en “medidas de apoyo” para activar otros cultivos como el almendro o girasol.

Por ejemplo, apuestan por la gestión comercial de las producciones de frutos secos (almendra y pistacho) por los agricultores y por el impulso de un plan de reestructuración, además de crear una figura de calidad del pistacho de Castilla-La Mancha.

Relevo generacional

De manera más transversal, fomentarán la línea de apoyo a cooperativistas para garantizar “el relevo generacional” y que los jóvenes agricultores “nos elijan como forma de vender sus productos”.

Para su estructura orgánica trabajarán por generar “savia nueva” en los consejos rectores”, y que las mujeres tengan más protagonismo en la dirección de este tipo de empresas.

Precisamente, el principio de participación equilibrada lo aplicarán en este 2020, al ser año electoral. En concreto, renovarán el consejo rector y todas las comisiones sectoriales y portavoces de la organización en la asamblea que celebrarán 8 de mayo en Albacete.

Tampoco la entidad quedará ajena a hacer aportaciones al reto demográfico, a través de “la diversificación de actividades”, al margen de la actividad agraria y agroalimentaria. Sus responsables reivindicarán a la organización “como verdadero agente dinamizador con fuerte arraigo al territorio”, a la hora de cubrir “otras necesidades que el entorno social demanda”.

En definitiva, será “un año clave para la política agraria europea”, que en el caso de la España y la región “nos jugamos mucho” ante la “regionalización de las ayudas y la convergencia en los pagos directos”, sumado a los efectos de un “entorno económico y político incierto”, un Brexit “errante”, y unos aranceles estadounidenses que “se  intensificarán y serán de mucho calado”. También “seremos testigos de las nuevas exigencias medioambientales y climáticas para los productores, derivadas del Green Deal”.

 

Algunos de las grandes citas de la organización para 2020 son:

INTEGRACIÓN: 2019 fue un año con grandes datos sobre procesos de integración cooperativa, con cuatro nuevas: Casas de La Rivera (vino), Óleo Vidavol (aceite oliva), Domo Pistachio, S.L. (sector pistacho) y Olinexo, S.L. (aceite oliva).

Imagen de la constitución de Oleovidabol / Clara Manzano

Imagen de la constitución de Oleovidabol / Clara Manzano

En total, hay 122 cooperativas integradas en distintas figuras:

43 cooperativas son Entidades Asociativas Prioritarias de ámbito supra-autonómico (EAPSA), cinco son entidades Asociativas Prioritarias de Interés Regional (EAPIR) -Virgen de las Viñas y Montes Norte en Ciudad Real-, diez son agrupaciones de Productores de Productos Agroalimentarios de CLM (APPaa), que a su vez agrupan a otras 37 cooperativas de primer grado.

Para 2020 se seguirá trabajando en el impulso de estos procesos de concentración cooperativa, “convencidos de que la dimensión es clave para la mejora de la competitividad”.

MUJER RURAL: Como objetivos para 2020 está a celebración del II Foro de Mujeres Cooperativistas y la difusión y aplicación efectiva de las exigencias del nuevo Estatuto de la Mujer Rural de Castilla-La Mancha, tanto en la organización, como en las cooperativas de la región, y así “lograr una participación equilibrada”.

JOVENES COOPERATIVISTAS: Tras el empoderamiento de los jóvenes agricultores y el fomento de su integración en el modelo cooperativo en 2019, para el presente año prevén la celebración del IV Campus de Jóvenes Cooperativistas los días 20, 21 y 22 de mayo, así como la demanda a las administraciones de políticas de fomento y apoyo a la incorporación de jóvenes.

El turismo rural es un gran atractivo / Lanza

El turismo rural es un gran atractivo / Lanza

RETO DEMOGRÁFICO Y VERTEBRACIÓN DEL MEDIO RURAL: Cooperativas participará en la futura Ley de Desarrollo Rural Territorial y en la lucha contra la despoblación de Castilla-La Mancha. También divulgarán la figura de la “cooperativa rural” como herramienta para lograr la diversificación de actividades, y la puesta en marcha de la nueva Comisión de Desarrollo Rural y Reto Demográfico dentro de la entidad, tras un acuerdo tomado por la organización a finales de 2019.

I EDICIÓN DE LA GALA ‘PREMIOS COOPERATIVOS:

Uno de los actos que dará más visibilidad a la organización será la Gala de Premios Cooperativos. Pretende reconocer el trabajo de algunas cooperativas por su méritos, por sus sostenibilidad económica, social y medioambiental. También se entregarán las Insignias al Mérito Cooperativo a personas que hayan destacado en su labor profesional en el apoyo al sector cooperativo, y el premio “Solidarios 2020” a quienes realicen acciones solidarias en beneficio de colectivos desfavorecidos. En definitiva “será una puesta de largo del cooperativismo”.

Imagen de archivo de una reunión del consejo rector de Cooperativas Agroalimentarias de Castilla-La Mancha / Lanza

Imagen de archivo de una reunión del consejo rector de Cooperativas Agroalimentarias de Castilla-La Mancha / Lanza

CONGRESO NACIONAL: Cita especial será el 8º Congreso nacional de Cooperativismo Agroalimentario en la ciudad de Toledo los próximos días 26 y 27 de marzo de 2020.

Cooperativas Agroalimentarias de España espera reunir a cerca de un millar de delegados, que reflexionarán sobre “los nuevos retos que se plantean al sector agroalimentario y las soluciones y respuestas que debe dar el cooperativismo para seguir ayudando a los agricultores y ganaderos socios a afrontar este nuevo escenario”.

Está prevista la participación del nuevo comisario de Agricultura de la UE, Janus Wojciechowski, que en su primera visita a España presentará sus propuestas políticas al sector. Para Del Real “es una suerte” que se celebre el congreso en Castilla-La Mancha, tanto por la presencia de cooperativas de toda España como por los contenidos que se analizarán como las tendencias geopolíticas y económicas a nivel mundial.

De la misma manera, un panel de expertos abordará, partiendo de la radiografía actual del sector agroalimentario, los principales retos a los que ha de hacer frente el sector en los próximos años, tales como las nuevas tendencias en alimentación, la sostenibilidad en sus tres vertientes (económica, medioambiental y social), la digitalización y los cambios demográficos (relevo generacional, incorporación de la mujer, despoblamiento, etc.).