Leche española de origen en el etiquetado

Julia Yébenes Ciudad Real
Imagen de varios quesos de la cooperativa villahermoseña / Lanza

Imagen de varios quesos de la cooperativa villahermoseña / Lanza

La cooperativa ‘Río Cañamares’ de Villahermosa está implantando la nueva normativa

La cooperativa ‘Río Cañamares’ de la localidad de Villahermosa, la sociedad ganadera que ganó tres reconocimientos con su marca ‘Señorío de Villahermosa’ en la World Cheese Awards 2018, es una de las empresas que está implantado el etiquetado para identificar el origen español de la leche en sus productos.

Se trata de una normativa aprobada a nivel nacional, en vigor en enero, que persigue valorizar los productos lácteos y dar transparencia al proceso de elaboración de este tipo de alimentos.

Rafael Díaz Hernández, presidente de la cooperativa, celebra la medida y aboga por que se traslade a otros productos como la carne “para paliar la crisis que sufrimos durante años”.

A su juicio, es una herramienta “positiva”, que en pocos días será adaptada en su propia cooperativa, desde “que los veterinarios recorrieron las centrales y las queserías instando a poner en marcha la marca España”.

Respalda la opinión de organizaciones agrarias como Asaja a favor de la norma, porque responde a las demandas de los consumidores, y además favorece el sostenimiento de las economías agrarias, la conservación del medio ambiente y el mantenimiento de las zonas rurales.

Calidad

Díaz subraya la calidad de todos sus exitosos productos, con novedosas líneas de quesos y unos procesos de elaboración garantizados, con un mínimo de 150 días de curación en el caso de los curados.

Precisamente, fue en esta categoría donde la empresa ganó la Medalla de Oro con ‘Señorío de Villahermosa Curado’, mientras que ‘Señorío de Villahermosa Curado al Romero’ se hizo con otra Medalla de Oro, y ‘Señorío de Villahermosa Curado en Manteca de Cerdo Ibérico’ fue Medalla de Plata.

El presidente destaca “el contraste y sabor envejicido y único” del queso al romero, y “la intensidad” en el de manteca, en este caso tras estar cubierto al menos durante seis meses en esta grasa.

En la diversa cartera de productos de la cooperativa, una de las dos industrias queseras con socios de la provincia (junto a otra de Tomelloso), también elaboran y venden quesos frescos y semicurados.

En concreto, con la leche de los seis ganaderos de la sociedad elaboran 40.000 kilogramos de queso al año, con una producción “limitada y exclusiva” de 20.000 piezas, entre su gama de quesos curados, los semicurados y los tiernos.

Precisamente, algunas de sus siete variedades volverán a probar suerte este año en el concurso mundial de los ‘óscars’ de los quesos, porque “tenemos buenas sensaciones”.

Y es que los premios obtenidos en la localidad noruega de Bergen a finales del año pasado han tenido consecuencias “positivas” para la compañía, en la que además de los seis cooperativistas trabajan dos empleados.

Los galardones tuvieron un efecto “boom” en los pedidos, según Díaz, con una importante subida de la demanda nacional “y una apertura al mercado internacional” en los días posteriores a la celebración de la gala, que acabó con las existencias de los lácteos de la fábrica.

Enclave único

La cooperativa ‘Río Cañamares’, enclavada en el histórico y bello Campo de Montiel, cuenta con una trayectoria de 17 años, y reúne 4.000 cabezas de ovejas que producen una leche que da singularidad a sus quesos.

Cada pieza incorpora las características de la materia prima, y concentra las particularidades del entorno y del territorio, ubicado “a mucha altura”, cerca del río Cañamares y del nacimiento del Guadiana, también favorecido por una generosa pluviometría.