Albacete perfila presupuestos de 2021 garantizando «esfuerzo» para congelar el IBI y no subir la presión fiscal

Lanza Albacete
El alcalde de Albacete, Vicente Casañ

El alcalde de Albacete, Vicente Casañ

Casañ planteará la congelación del salario de toda la Corporación en la Junta de Portavoces y espera que salga adelante por consenso

El Ayuntamiento de Albacete ya está preparando y organizando los presupuestos para el próximo año 2021, que rondarán una cifra similar a la de las cuentas vigentes en torno a los 150 millones de euros y que serán una «gran prueba de fuego» para conseguir una gestión «todavía mucho mejor».

Así lo ha asegurado en entrevista con Europa Press el alcalde de la ciudad, Vicente Casañ, quien asevera que el equipo de Gobierno tiene como compromiso el de «no aumentar la presión fiscal sobre los ciudadanos» ya que consideran que «el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los ciudadanos» para «cultivar» el consumo, y es por ello por lo que se va a trabajar para «bajar» dicha presión.

Además, ha señalado que se está trabajando ya en la realización de estudios «para poder lograr el IBI más bajo de toda España», algo que asegura que va a suponer «un esfuerzo importante» pero que confía en que sea «un alivio igualmente importante para las familias». A su juicio, no hay que «asfixiar» al contribuyente sino esforzarse para que el dinero que éste dé al Ayuntamiento «vía impuestos» lo pueda ver revertido «positivamente» en su día a día.

PACTO POR LA RECUPERACIÓN

Con todo ello, Casañ ha señalado que en el Consistorio «hace muchos meses, justo después de la pandemia» se firmó un pacto por la recuperación económica y social de la ciudad de Albacete, dando así «un ejemplo» toda la Corporación municipal «en defensa de la ciudadanía».

Un pacto en el que estaba la representación política y también los sindicatos y agentes sociales, y en el que se aprobaba el poner a disposición de la ciudad de Albacete más de 19 millones de euros con el propósito de superar la crisis.

Es por ello por lo que el primer edil considera que la oposición «ha sido responsable» y cuando ha tenido que arrimar el hombro «lo ha hecho de la mano de este equipo de Gobierno». Una actitud que valora positivamente ya que asevera que «la gente no está por la trifulca y por las palabras gruesas, la gente está por la tregua política».

En otro orden de asuntos, Vicente Casañ ha querido dar su opinión sobre la subida o congelación de sueldos de los políticos que conforman el Ayuntamiento, y ha asegurado que él apuesta por la congelación aunque ha señalado que este asunto se va a tratar en una Junta de Portavoces la próxima semana con el objeto de que haya «consenso total».

Y es que, aunque cree que esta es una cuestión «estética», si sirve para solidarizarse con la población «bienvenida sea esa decisión».

«NO ES MOMENTO DE GRANDES IMPACTOS»

Por otra parte, a la pregunta de qué proyectos van a desarrollarse en la ciudad de Albacete en lo que queda de legislatura, Casañ ha manifestado que «no es momento de grandes impactos» pero que a pesar de ello están realizando un «trabajo intenso» para poder llevar a cabo algunos de los que antes de la pandemia estaban ya sobre la mesa como el pabellón deportivo –del que no ha dado más detalles–.

Así, ha querido recalcar que el equipo de Gobierno tiene la intención de ayudar a las empresas y emprendedores para los que han puesto a su disposición la cuantía de 350.000 euros. Además ha señalado que desde abril a junio han ayudado a 730 familias, siendo un total de 820 durante la pandemia. Unas cifras que indican que en dos meses el Consistorio ha ayudado a las mismas personas que ayudó en todo 2019, con una aportación de 400.000 euros y teniendo como objetivo no dejar «tirado» a nadie.

Vicente Casañ ha manifestado que una de las particularidades del pacto de gobierno era continuar aplicando el pacto por la pobreza, siendo este «un apoyo a la gente que menos tiene» de la ciudad.

Para ello, considera que se debe ir de la mano de la «dinamización empresarial y económica», por lo que se ha solicitado un préstamo a los bancos para poder «generar inversiones necesarias» con las que se pueda mejorar la ciudad y generar así puestos de trabajo. «Los políticos no generamos puestos de trabajo, pero sí que tenemos que generar las condiciones más óptimas y más razonables para que los empresarios apuesten por Albacete», ha concluido.