Castilla-La Mancha aporta cinco de los 80 ‘Apadrinamientos LIBERA’ que trabajan para luchar contra la ‘basuraleza’

Lanza Toledo
Recogida de 'basuraleza'

Recogida de 'basuraleza'

En esta edición son cinco los colectivos de Castilla-La Mancha que están recibiendo un impulso para la conservación de sus entornos naturales, luchando contra el abandono de residuos en la naturaleza y mejorando el estado de conservación de sus entornos naturales

En el marco del Día Europeo de los Parques Naturales, que se celebra el 24 de mayo, el Proyecto LIBERA, iniciativa de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, pone en valor la convocatoria de ayudas para el ‘Apadrinamiento de Espacios Naturales’.

En esta edición son cinco los colectivos de Castilla-La Mancha que están recibiendo un impulso para la conservación de sus entornos naturales, luchando contra el abandono de residuos en la naturaleza y mejorando el estado de conservación de sus entornos naturales.

Desde la puesta en marcha de los ‘Apadrinamientos de Espacios Naturales’ del Proyecto LIBERA, más de 130 organizaciones han recibido apoyo económico y operativo con el objetivo de promocionar y apoyar acciones locales destinadas a la mejora de la calidad ambiental de los entornos naturales, a través de entidades y organizaciones no gubernamentales sin ánimo de lucro, que cuentan con el soporte técnico y la formación práctica de LIBERA en todo momento.

LIBERA pone en valor la colaboración que lleva a cabo con los gobiernos autonómicos de Castilla y León, Castilla-La Mancha, la Comunidad de Madrid, Extremadura, País Vasco, Canarias y Aragón, con quien ya tiene en marcha distintas líneas de trabajo conjuntas, así como con la red EUROPARC.

Esto le permite activar una importante labor de conservación y concienciación, a través de distintos centros de interpretación en todas estas regiones. En este sentido, LIBERA también está planteando diferentes vías de colaboración con el Consejo de Gobierno de la Región de Murcia para poder llevar la concienciación ante el impacto de la ‘basuraleza’ a su red de espacios naturales.

LIBERA ofrece un apoyo a estos Espacios Naturales Protegidos, poniendo a su disposición todo tipo de herramientas, señalética y formación sobre sensibilización y prevención de la ‘basuraleza’. De esta forma, los profesionales responsables de estos espacios cuentan con más recursos para concienciar a los visitantes de estos entornos.

UNA MOVILIZACIÓN INTEGRAL

Con motivo de este día, desde LIBERA se quiere resaltar el trabajo de red que representan los proyectos apadrinados que conectan esfuerzos de conservación en los espacios naturales en España.

En esta edición, en concreto, la Región de Murcia aporta dos de los 80 colectivos apadrinados que están ofreciendo una acción combinada en los diferentes entornos: terrestres, fluviales y marítimos, aportando, además, en algunos casos, una acción multidisciplinar para contribuir desde distintos ámbitos a la conservación del medio ambiente y el impulso de la economía circular.

Cabe destacar que más de la mitad de los 80 apadrinamientos a nivel nacional actúan en espacios naturales pertenecientes a la Red Natura 2000.

Concretamente, en la Región de Murcia encontramos ejemplos de ello con la Asociación Grupo Scout Ciudad del Sol o la Asociación Región de Murcia Limpia. Así, un colectivo centra sus esfuerzos en entornos marítimos y, además, otro colectivo más lo hace en diversos ecosistemas.

A nivel nacional, el programa cuenta con 41 colectivos que desarrollan sus proyectos en entornos terrestres, 21 en entornos fluviales, siete en marinos y otras 11 iniciativas especiales que realizan su labor centrándose en múltiples ecosistemas.

La acción en espacios naturales terrestres está repartida en 26 provincias. Entre las actividades que se van a desarrollar destacan los talleres de sensibilización ambiental e impulso de la economía circular impartidos por la Cruz Roja en Ávila para personas solicitantes de asilo y protección internacional; las acciones forestales y de conservación de aves autóctonas, como las llevadas a cabo por el Grupo Montañero de Tenerife o la Asociación Aegithalos de Guadalajara; o la difusión activa en centros de educación, colectivos sociales o comunidad llevadas a cabo por la Fundación Oso de Asturias o la Asociación Reforesta en Córdoba.

La actividad en entornos fluviales cuenta con una presencia a nivel nacional repartida en 14 provincias. En este sentido, el diagnóstico, análisis e intervención en este tipo de parajes naturales consigue recuperar partes de su biodiversidad y mejorar la calidad del agua en la que conviven.

Ejemplo de ello es la labor de la asociación Inclusive en la zona del río Guadiana en Badajoz, que agrupa a personas con discapacidad intelectual para la acción medioambiental; o la planificación del colectivo ENEA en espacios naturales de Córdoba, como el Embalse de la Cordobilla y la Reserva Natural de Zoñar, entre otros, en línea con su conjunto de acciones para sensibilizar a la población local de las zonas húmedas del sur de la provincia.

Los colectivos dedicados a ecosistemas marinos se localizan en cinco provincias españolas, todas ellas en zonas costeras del Mar Mediterráneo y del Océano Atlántico que trabajan para acabar con la ‘basuraleza’ de estos entornos.

Un propósito al que contribuyen decisivamente grupos como la Región de Murcia Limpia, con campañas de concienciación sobre los efectos del impacto de los residuos abandonados en la biodiversidad y en los valores paisajísticos del Parque Regional de las Salinas de S. Pedro del Pinatar.

Adicionalmente, nueve proyectos apadrinados llevan a cabo distintas actuaciones en función de las campañas de difusión y participación que durante el año organiza LIBERA. Una movilización combinada que en la Región de Murcia activan grupos como la Asociación Grupo Scout Ciudad del Sol, con diferentes labores en la garganta del Río Luchena, una zona con alto valor medioambiental (ZEPA).

Algunas de estas son la recuperación de una caseta eléctrica abandonada al pie de la presa del pantano de Valdeinfiernos para instalar refugios de murciélagos y otras especies aves presentes, la eliminación de una zona de cañaveral y carrizo invasor para plantar un bosque de ribera en la zona o la construcción de ‘hoteles de insectos’ y abejas.

Para Sara Güemes, coordinadora del Proyecto LIBERA en Ecoembes, esta área de actividad supone un pilar fundamental para la lucha contra la ‘basuraleza’. «La acción de estos grupos de héroes murcianos es parte de la solución a un problema medioambiental muy importante, como es el abandono de residuos en esos entornos naturales que tanto aman. Por eso son el impulso que necesitamos para conseguir un mundo sin ‘basuraleza’. Su energía, disposición y capacidad de colaboración aportan a LIBERA una cercanía con otros puntos de España muy dispares que comparten problema, pero gracias a ellos, también soluciones».