Castilla-La Mancha cierra el verano más caluroso desde 1965

Lanza Toledo / Ciudad Real
Termómetro callejero disparado en los primeros días del mes de junio en Ciudad Real / Elena Rosa

Termómetro callejero disparado en los primeros días del mes de junio en Ciudad Real / Elena Rosa

La temperatura más alta se dio en Oropesa y la lluvia torrencial más intensa en Motilla del Palancar

El verano que finaliza el domingo ha sido una estación seca y muy cálida en Castilla-La Mancha, según el balance de la delegada de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Castilla-La Mancha, Paloma Castro.

En el ámbito de las precipitaciones, aunque ser un verano seco está “dentro de lo normal”, los meses de julio y agosto han sido mucho más húmedos que junio, que fue especialmente seco y caluroso en Ciudad Real.

El sexto mes del año fue extremandamente seco en Cuenca, seco en Albacete y muy seco en el resto de la región, como preludio de un mes de julio que fue muy húmedo en Toledo y Ciudad Real, húmedo en Albacete, seco en Cuenca y normal en Guadalajara.

En este mes, se registraron fuertes episodios de lluvias, con datos como los 13,4 litros por metro cuadrado registrados en 10 minutos en Chinchilla de Montearagón el día 8; o los 7,6 del día 17 en Sigüenza.

También agosto ha sido muy húmedo en la provincia de Albacete, normal en Cuenca, Toledo y Guadalajara y seco en Ciudad Real. La lluvia más torrencial se dio en Motilla del Palancar, en la provincia conquense con 16,8 litros acumulados en 10 minutos el día 26 de ese mes, la lluvia más intensa de todo el verano. Ese mismo día se registraron parámetros de 15,5 litros por metro cuadrado en 10 minutos en Tobarra (Albacete) o 12,2 en Villanueva de los Infantes.

El verano más cálido desde 1965

En cuanto a las temperaturas, ha sido un verano muy cálido, y desde el 1 de junio se ha registrado una temperatura media de 0,8 grados más de lo habitual, con 23,8 grados. De esta forma, ha sido el verano más cálido desde 1965.

La temperatura máxima se alcanzó en Oropesa (Toledo) con 43,2 grados el día 28 de junio; mientras que la mínima más acusada se dio el 12 de junio en Molina de Aragón (Guadalajara), con 0,6 grados bajo cero. La temperatura mínima más alta se registró el 13 de julio en Albacete, con 23,6 grados. Julio ha sido el mes más cálido, aunque la única ola de calor se dio en junio.

Todas las capitales han registrado medias muy altas. Toledo ha sido la más calurosa con 26,7 grados de media; seguida de Ciudad Real con 26,6; 24,8 en Guadalajara; 24,4 en Albacete; y 24,1 en Cuenca.

Mes de septiembre

Aunque la primera quincena de septiembre ya superada se encuentra fuera del considerado como verano meteorológico -que abarca los meses de junio, julio y agosto-, Castro ha ofrecido datos recabados en los episodios de DANA de la última semana.

El día 15 fue la jornada más intensa con datos como 9,4 litros en Pastrana (Guadalajara), 11,2 en Ocaña (Toledo), 12,3 en Guadalajara, 10,4 en Tembleque (Toledo), 6,8 en Madridejos (Toledo), 9,4 en Abia de la Obispalía (Cuenca) o 9,2 en Abenójar (Ciudad Real).

El mayor registro corresponde a la estación de Almansa (Albacete), que acumuló 14,5 litros el 12 de septiembre; seguido de Guadalajara con 12,6 el día 15.

Para el corto plazo, Castro vaticina bajada de temperaturas y precipitaciones tanto en este como en oeste.