Cerca de 130 efectivos participan en Motilla del Palancar en un simulacro para mejorar la respuesta ante inundaciones

Lanza Toledo
Participantes en el simulacro organizado en Motilla del Palancar

Participantes en el simulacro organizado en Motilla del Palancar

En el simulacro han estado presentes el director general de Protección Ciudadana, Emilio Puig, el subdelegado del Gobierno en Cuenca, Juan Rodríguez; el director provincial de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas en Cuenca, Ramón Pérez, y el alcalde de la población conquense, Pedro Javier Tendero.

Mejorar la respuesta de los organismos de emergencias y comprobar el funcionamiento del Plan Especial de Protección Civil ante el Riesgo por Inundaciones en Castilla-La Mancha (PRICAM) ha sido el objetivo del simulacro que, en la mañana de este miércoles, ha tenido lugar en la localidad conquense de Motilla del Palancar.

Cerca de 130 efectivos y 30 vehículos, entre vehículos ligeros, pesados y ambulancias, pertenecientes a distintos grupos de actuación en emergencias han formado parte del ejercicio, que ha estado tutelado por la Dirección General de Protección Ciudadana, organismo perteneciente a la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, ha informado la Junta en nota de prensa.

En el simulacro han estado presentes el director general de Protección Ciudadana, Emilio Puig, el subdelegado del Gobierno en Cuenca, Juan Rodríguez; el director provincial de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas en Cuenca, Ramón Pérez, y el alcalde de la población conquense, Pedro Javier Tendero.

Tal y como ha destacado en declaraciones a los medios de comunicación Puig, el objetivo de este tipo de ejercicios, que periódicamente lleva a cabo el Ejecutivo castellano-manchego, es “mejorar la coordinación y la respuesta para no tener que improvisar” porque así se conoce “cuál es el posible escenario que se produciría, cuáles son las circunstancias que se darían y cuáles son dentro de la zona de riesgo de inundación que hay en el municipio los puntos más críticos, que serían los primeros en los que habría que intervenir”.

En resumen, con estos ejercicios, desde el Gobierno regional se pretende comprobar el funcionamiento interno del Plan Especial de Protección Civil por Riesgo de Inundaciones y su efectividad, así como la rapidez de respuesta de los grupos de acción y las medidas de protección aplicadas.

El ejercicio ha contado con la participación de efectivos del Consorcio de Bomberos de Cuenca; Guardia Civil; Policía Local; Sescam; mantenimiento de carreteras del Estado y de la Comunidad Autónoma; Cruz Roja; Geacam; agrupaciones de voluntarios de Protección Civil de Motilla del Palancar, Minglanilla, Iniesta, Tarancón, Barajas De Melo, Quintanar Del Rey, Cuenca y Ledaña; técnicos de la Dirección provincial de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, el servicio de Protección Civil del Gobierno de Castilla-La Mancha y el Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 112, que desplazó el vehículo de mando y coordinación.

También han participado voluntarios de la Asociación del Club Deportivo Bomberos de Cuenca, que colaboraron en la organización del simulacro, así como con los alumnos de los ciclos formativos en ‘Emergencias Sanitarias’ y ‘Emergencias y Protección Civil’ de los IES Al-basit de Albacete e IES Fernando Zóbel de Cuenca, que han tomado parte activa en este simulacro como figurantes.

CINCO ESCENARIOS DE ACTUACIÓN

El simulacro se ha organizado sobre la hipótesis de una inundación en la avenida del Riato de Motilla del Palancar tras un episodio de fuertes lluvias y tormentas. Esta situación provocaría la activación del PRICAM en nivel 1 de emergencia.

A partir de esta hipótesis principal, los equipos que han participado en el simulacro han estado trabajando en cinco supuestos escenarios.

El primero ha sido la obstrucción de los ojos del puente donde se encuentra la carretera N-III, que quedaría cortada al tráfico rodado, debido a la acumulación de lodo, piedras y vegetación.

El segundo de los escenarios ha consistido en el rescate de varias personas atrapadas en dos vehículos, que, debido a la fuerza del agua, habrían sido arrastrados en la avenida del Riato, siendo necesaria la intervención de los bomberos.

Otro de los supuestos contemplados en el simulacro ha sido el derrumbe de un edificio, situado también en la misma avenida, a consecuencia del cual quedaron sepultadas bajo los escombros varias personas, que han tenido que ser rescatadas y atendidas.

El cuarto de los escenarios ha sido la evacuación de los tres centros educativos de la localidad, que son el colegio público ‘San Gil Abad’, el Instituto de Educación Secundaria (IES) ‘Jorge Manrique’ y el centro de atención a la infancia, tras haberse inundado todos ellos.

El último escenario ha consistido en el achique de agua y evacuación a plantas superiores de residentes y trabajadores de los centros de mayores de Motilla del Palancar, así como en el suministro de víveres, pues sus cocinas se habrían visto seriamente afectadas por la inundación.

Además, por parte de las asociaciones de voluntarios de Protección Civil y de Cruz Roja se han establecido el centro de coordinación logística y de recepción de evacuados.

La elección de Motilla del Palancar como escenario de este simulacro se debe a que la localidad ha sufrido diversos episodios de inundaciones, el más grave de ellos en 1921. La última inundación de importancia tuvo lugar el pasado año, cuando las fuertes lluvias provocaron que el agua llegase a medio metro de altura en las zonas más bajas de la localidad.