Cristina García Gómez, vicepresidenta de la asociación regional de celíacos, afirma “a pesar de todo el trabajo de la asociación queda mucho por hacer”

Nerea Avileo Ciudad Real
Cristina García Gómez, vicepresidenta de ACCLM

Cristina García Gómez, vicepresidenta de ACCLM

El gluten es una proteína que afecta al 1% de la población y "puede aparecer tanto en la infancia como en la edad adulta en individuos genéticamente susceptibles", explica Cristina García Gómez, vicepresidenta de la Asociación de Celíacos de Castilla-La Mancha. Ha evolucionado de manera masiva en muchas personas, aunque es cierto que ahora hay más facilidades para aquellos que la padecen, todavía queda mucho trabajo por hacer

El gluten se encuentra en la semilla de algunos cereales como trigo, cebada, centeno, triticale (mezcla entre centeno y trigo), kamut, espelta y posiblemente avena. Para que esta enfermedad se produzca en las personas, Cristina García Gómez, vicepresidenta de la Asociación de Celíacos de Castilla-La Mancha (ACCLM), afirma que “es necesario un factor ambiental (hipersensiblidad  al gluten) y un factor genético (intervienen diversos genes)”. La función de esta proteína es proporcionar elasticidad y esponjosidad a las masas confiriéndole una textura pegajosa y fibrosa, para diagnosticar esta enfermedad se siguen teniendo los mismos métodos pero con una utilización de instrumentos más modernos.

Manifestaciones de la celiaquía

La manifestaciones de la enfermedad celíaca, según comenta la vicepresidenta son “muy diversas, estableciendo una división: digestivas (vómitos, diarrea, dolor  y distensión abdominal) o extradigestivas (cutáneas, endocrinas, neurológicas, musculares, esqueléticas, hematológicas). Estos síntomas son diferentes según en la edad que se diagnostique”.

En los niños, las manifestaciones más comunes como cuenta García Gómez se tratan de “retraso en el crecimiento, pérdida de peso, irritabilidad o síntomas digestivos como la diarrea crónica o la falta de apetito entre otros mientras que en la adolescencia se refleja un retraso puberal, retraso en la aparición de la primera menstruación, cefaleas así como diversos síntomas digestivos como es la diarrea con mala absorción de nutrientes”.

Por otro lado, prevalecen “abortos, infertilidad, artritis, osteoporosis y depresión” como síntomas que pueden aparecer en la edad adulta de una persona celíaca, según Cristina García, que no ha llevado a cabo su tratamiento dietético de manera adecuada.

Dieta sin gluten adecuada

Este tipo de dieta debe ser estricta y se tiene que tener bastante cuidado sobre lo que vamos a comer, Cristina García menciona que “no basta solamente con mirar la etiqueta sin gluten, mejor saber los ingredientes que incluye”.

Una ingesta de gluten, por muy pequeña que sea, daña a la persona que sufre de esta enfermedad. Para ello es muy importante saber qué alimentos se puede consumir y cuáles no.

Los alimentos genéricos, es decir, “los alimentos que en su naturaleza no contienen gluten y por tanto aptos para el consumo de los celiacos son la leche, huevos, frutas, hortalizas, verduras, legumbres, tubérculos, frutos secos, carnes y pescados frescos”, explica la vicepresidenta de ACCLM.

Del mismo modo, insiste en que “los alimentos que no pueden consumir el celíaco son los cereales que contienen gluten como es el trigo, la cebada, centeno, triticale, kamut, espelta y posiblemente avena como es el pan, bollería, pasta o cerveza”.

Además, “existen alimentos que dependiendo de la marca puede o no consumir la persona celiaca por lo que es muy importante consultar ‘La lista de Alimentos sin gluten’ donde indica que marcas no contienen gluten y por tanto son aptas para la persona con EC”.

Por último se encuentran los alimentos específicos, es decir, “aquellos alimentos que se han elaborado especialmente para celíacos como es el pan sin gluten o la cerveza sin gluten”, expone Cristina García.

Cabe destacar que la dieta sin gluten con productos naturales, sin que sean procesados, es una de las más adecuadas.

Ya que “estos alimentos poseen una cantidad de 20 ppm con una concentración de gluten que se considera segura evitando que se produzcan daños en el intestino. Está cantidad de 20 ppm es la que ha sido determinada en ensayos clínicos cómo segura para ser ingerida por un celíaco”, como advertía la vicepresidenta.

Asociación de Celíacos de Castilla-La Mancha (ACCLM)

La ACCLM pertenece a la Federación de Asociaciones de Celiacos de España, incluye muchas experiencias y variados privilegios para todos los celíacos. Este año, han llegado a conseguir “1228 socios castellano-manchegos de la asociación”, afirmaba la vicepresidenta de la asociación.

Asociación de Celíacos de Castilla-La Mancha / Lanza

Asociación de Celíacos de Castilla-La Mancha / Lanza

La vicepresidenta rela algunas de las actividades transcurridas durante este 2019, que van “desde las charlas informativas sobre la EC y la dieta sin gluten (DSG) hasta el desplazamiento a la Gluten Free Experience en Madrid”.

Por otro lado, como novedad se encuentra “la primera Edición de los Premios sin Gluten Castilla-La Mancha donde podía participar cualquier hostelero de la comunidad autónoma presentando un plato sin gluten”Además, García destaca la asociación como “punto de encuentro de personas con los mismos problemas ante una enfermedad de gran de percusión social, en cierta manera es una enfermedad incomprendida, las personas que no la parecen, no son conscientes de las limitaciones  qué suponen en la vida social”.

Evolución de la celiaquía en la actualidad

Actualmente, cada vez hay más información, sobre todo con Internet y las redes sociales, mayor disponibilidad de productos y restaurantes con alimentos aptos para celíacos, “todo ello es el resultado de muchos años de trabajo en silencio de las diferentes Asociaciones de Celíacos, pero todavía queda mucho por hacer” exponía la vicepresidenta.

La moda sin gluten ha permitido aumentar la oferta y disponibilidad de productos sin gluten tanto en supermercados como en hostelería. El problema que explica la vicepresidenta se encuentra en que “las personas que no son celiacas no tienen esa necesidad de ausencia total de gluten ausencia de trazas en los alimentos que ingiere. No beneficia a los celíacos ya que se podrían ingerir productos que son sin gluten cuando realmente no son aptos para un celiaco ya sea por su elaboración o por su composición que puedan contener trazas”.

Sin embargo, queda mucho trabajo por hacer en los comedores escolares y en hoteles, impartir más cursos y congresos, información sobre dónde hay que comer fuera,  entrega de premios, intercambios escolares en el extranjero, cumpleaños, fiestas…. La vicepresidenta de ACCLM concluye que “una persona celíaca se encuentra todos los días con muchos inconvenientes y a veces se ve forzado a realizar transmisiones puesto que no puede comer otra cosa, lo que a largo plazo puede perjudicar su salud”.