El Gobierno castellano-manchego refuerza con la Guardia Civil el control para que las bodegas cumplan el plan de trazabilidad del vino

Julia Yébenes Ciudad Real
Manuel González (i), María Ángeles Herreros y Francisco Martínez / Clara Manzano

Manuel González (i), María Ángeles Herreros y Francisco Martínez / Clara Manzano

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha participado en una reunión junto al delegado del Gobierno, Manuel González Ramos, la subdelegada provincial, María Ángeles Herreros.

El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, ha reforzado con las fuerzas de Seguridad del Estado los controles para el cumplimiento del Plan de Control de la Trazabilidad del Vino puesto en marcha en esta legislatura, y así lo han escenificado este jueves en Ciudad Real el consejero del ramo, Francisco Martínez Arroyo, el delegado del Gobierno, Manuel González Ramos, la subdelegada provincial, María Ángeles Herreros, y representantes de cooperativas y bodegas.

Arroyo ha indicado que la reunión se ha celebrado en la capital, al ser la provincia ciudarrealeña la de más producción vinícola del mundo, y es “muy importante” pues servirá para comprobar que “se están haciendo las cosas bien” en lo referido a las normas de calidad que “garantizan el origen varietal de la uva”.

Forma parte de las acciones que la consejería realiza en la campaña de la vendimia para verificar el avance del plan específico de trazabilidad, “único a nivel nacional”, y “para reforzar los controles” de la Administración regional en colaboración con las Fuerzas de Seguridad como la Guardia Civil.

Ha asegurado que los objetivos para cumplir la trazabilidad de los productos vinícolas entre el sector privado y las acciones políticas con líneas de subvenciones “son coincidentes” porque ambos “estamos identificando los productos más demandados”.

“Esto es bueno”, ha sostenido, y es “señal inequívoca de que vamos por el buen camino en la elaboración y comercialización de los vinos castellano-manchegos, tal y como han puesto de manifiesto los datos de exportaciones, con un 11% más en la facturación hasta julio y un 49% más en el valor unitario “de euros por litro”.

Por ello, el consejero de Agricultura ha celebrado el cumplimiento del plan de trazabilidad por parte del sector “que garantiza calidad y demuestra que somos los mejores”, a la vez que ha aplaudido que “nos hayamos anticipado ante nuestros competidores”, después “de años de trabajo”, para “poder presumir de que hacemos los vinos de más calidad”.

Ha asegurado que “no hay datos negativos” sobre incumplimientos y que “tenemos que ir avanzando” en una “colaboración conjunta con la Administración central para que el plan sea éxitoso”.

Por su parte, González Ramos, ha coincidido en que la reunión se ha celebrado en el marco del seguimiento de la trazabilidad del vino y ha destacado su disposición a colaborar con los servicios de Agricultura “para detectar anomalías o fraudes”, que pueden ser “una infracción administrativa o penal”.

Ha valorado el papel “fundamental” de la Benemérita en este campo, al igual que su actuación en otros servicios conjuntos con el Gobierno regional que denotan “una buena sintonía”.

Ilógico e ilegal

Sobre la petición del presidente de la Asociación provincial de Empresarios de Industrias Vitivinícolas (APEIV) de Ciudad Real, Lorenzo Delgado, para que inste a bodegas, cooperativas y vinicultores a fijar una reunión para acordar un precio “rentable, unitario y razonable en la compra de la uva”, ha dicho que “es ilógico e ilegal” que un consejero participe en una reunión para bajar o subir precios.

“No participaremos en reunión de ese tipo”, ha señalado, pues “trabajamos con bodegas y cooperativas todo el año buscando la fórmula para que al final en la vendimia se pague lo que los viticultores se merecen”. Así, ha instado a que las “bodegas que quieren bajar el precio se atrevan y los viticultores verán si llevan la uva allí o a otras bodegas”.