El Gobierno de Castilla-La Mancha afirma que construir inclusión es construir bienestar para que las personas sean iguales en derechos y oportunidades

Lanza Toledo
El Gobierno de Castilla-La Mancha afirma que construir inclusión es construir bienestar para que las personas sean iguales en derechos y oportunidades /Lanza

El Gobierno de Castilla-La Mancha afirma que construir inclusión es construir bienestar para que las personas sean iguales en derechos y oportunidades /Lanza

La Consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha destacado durante su participación en las jornadas, la necesidad de que todas las instituciones, entidades y administraciones se apoyen para que las personas vivan mejor en una comunidad inclusiva, como lo es Castilla-La Mancha

La Consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha afirmado que construir inclusión “va mucho más allá, porque es construir bienestar social para que las personas diferentes sean iguales en derechos y oportunidades”, y para eso, ha asegurado, se necesita el apoyo de todas las instituciones, entidades, y administraciones “para que las personas vivan mejor en una comunidad inclusiva como es Castilla-La Mancha”.

Así lo ha destacado durante su participación en las III Jornadas de Servicios Sociales e Inclusión que se están celebrando este jueves y viernes en el Edificio Polivalente del Campus de la Universidad de Castilla-La Mancha en Albacete bajo el título ‘El diseño de políticas de inclusión social, sostenibles y resilientes: nuevas realidades sociales y modelos de desarrollo’ y en las que participan cerca de 300 profesionales y responsables de los Servicios Sociales de la región.

Hoja de ruta

Además, a preguntas de los medios, Sánchez ha recordado que en Castilla-La Mancha existe “una hoja de ruta clara hacia dónde tenemos que ir”, en relación a la Estrategia Regional de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, en la que han colaborado profesionales, instituciones y entidades como la EAPN. “En esta estrategia se incluyen objetivos fundamentales hacia dónde se tienen que dirigir las políticas para conseguir que las personas más excluidas y que no tienen las mismas oportunidades, las puedan tener”, ha aseverado.

La titular de Bienestar Social del Ejecutivo autonómico ha apuntado que esta estrategia es “transversal”, que no sólo incluye el área de Bienestar Social, y ha remarcado la importancia de facilitar mejores condiciones de vida, renta mínima para vivir, un espacio y que los hijos e hijas tengan un apoyo educativo”. Por último, Sánchez ha resaltado que “con esta estrategia se sientan las bases para conseguir una comunidad que apoye a las personas que tengan una situación de dificultad” y que las instituciones “tenemos que hacer lo posible para que participen en la sociedad, tengan derechos y puedan ejercerlos”.

Jornadas

La consejera de Bienestar Social ha estado acompañada en estas jornadas por el Secretario General de la Federación de Municipios y Provincias de Castilla-La Mancha, Tomás Mañas, y por el presidente de la Red Europea de Lucha contrala Pobreza y la Exclusión Social EAPN, Carlos Susías, así como por las y los directores generales de la Consejería de Bienestar Social, la directora provincial de Bienestar Social en Albacete, Antonia Coloma; y el director provincial de Toledo, Gregorio Gómez.

Por último, Sánchez ha querido dar la enhorabuena a la FEMP por su labor en la organización de las jornadas y por el trabajo que realizan para impulsar las políticas sociales en los municipios castellano-manchegos; así como a la EAPN y a su presidente Carlos Susías por su colaboración y participación en el Comité Científico y Organizador de las Jornadas.

Reflexión

Las III Jornadas de Servicios Sociales e Inclusión pretenden reflexionar sobre el diseño de las políticas de Inclusión Social y que éstas sean sostenibles y resilientes, teniendo como referencia los nuevos modelos de desarrollo y las nuevas realidades sociales, que permitan promover el cambio, el desarrollo social, la cohesión social y el respeto a la diversidad, para que las personas tengan un nivel de integración adecuado en su entorno sociocomunitario, desde una lógica de la proximidad en la intervención. Además, lo harán buscando entender los derechos sociales como igualdad de oportunidades y en la necesidad de su plena efectividad y garantía, para lo que el papel de los y las profesionales es clave.