El Gobierno regional a lo largo de esta legislatura ha puesto en marcha una medida nueva de igualdad entre mujeres y hombres cada 15 días

Lanzadigital.com Toledo
La directora del Instituto de la Mujer, Araceli Martínez, en el centro / Lanza

La directora del Instituto de la Mujer, Araceli Martínez, en el centro / Lanza

La directora del Instituto de la Mujer, Araceli Martínez, ha indicado que las mujeres que finalizan su programa personalizado en las casas de acogida para víctimas de violencia de género, en caso de no disponer de una solución habitacional, tienen la oportunidad de participar en un programa denominado “pisos tutelados” y que es fruto de un acuerdo con GICAMAN

El Gobierno regional a lo largo de esta legislatura ha puesto en marcha una medida nueva de igualdad entre mujeres y hombres cada 15 días. Así lo ha asegurado la directora del Instituto de la Mujer, Araceli Martínez, durante la presentación del Programa de Acompañamiento y Autonomía para mujeres beneficiarias de pisos tutelados.

Araceli Martínez ha señalado que uno de los objetivos del Gobierno regional ha sido “mejorar los recursos del Instituto de la Mujer y especialmente para aquella población más vulnerable”. Por este motivo, “era necesario dar un paso más para garantizar la vida autónoma de las mujeres víctimas de la violencia de género”.

La directora del Instituto de la Mujer ha indicado que las mujeres que finalizan su programa personalizado en las casas de acogida para víctimas de violencia de género, en caso de no disponer de una solución habitacional, tienen la oportunidad de participar en un programa denominado “pisos tutelados” y que es fruto de un acuerdo con GICAMAN.

Araceli Martínez ha añadido que con este programa las beneficiarias de los pisos tutelados, además de contar con el apoyo de los Centros de la Mujer, tendrán un acompañamiento prestado por educadoras sociales “para facilitar el tránsito a una vida normalizada”.

En este punto, ha reivindicado la figura de estas profesionales que “realizan una gran labor en favor de la recuperación plena de las víctimas de violencia de género”. Además, ha añadido que las educadoras sociales tiene como objetivo fortalecer a estas mujeres y ayudarles en algo tan sencillo como la escolarización de sus hijos o realizar un control de los gastos, entre otras cuestiones”.

Araceli Martínez ha dicho que esta experiencia “es la primera vez que se pone en marcha por lo que requiere de un periodo de pilotaje”. Hay que recordar que el Gobierno regional durante esta legislatura ha reconocido la figura profesional de los educadores y educadoras sociales lo que supone una mejora en sus condiciones laborales y salariales.

La directora del Instituto de la Mujer, que ha estado acompañada por el presidente del Consejo de Educadores y Educadoras Sociales, Francisco Peces-Bernardo y una de las coordinadoras del grupo de Mujeres y Diversidad de dicho colegio, Sonsoles Illán Suela, ha subrayado que esta medida viene a complementar las incluidas en la Ley para una Sociedad Libre de Violencia de Género de Castilla-La Mancha.

Por su parte, el presidente del Colegio de Educadores y Educadoras Sociales ha mostrado su satisfacción con esta medida que aporta un trabajo socieducativo y su preocupación con “una sociedad en la que se cuestiona la violencia de género cuando afecta a más de 600.000 mujeres”.