El PP quiere que el próximo pleno debata su propuesta de bajada de impuestos para “paliar” la subida de Sánchez

Lanza Toledo
Rueda de Prensa de Paco Núñez

Rueda de Prensa de Paco Núñez

El Partido Popular de Castilla-La Mancha quiere que el próximo pleno del Parlamento autonómico debata su propuesta de medidas en materia tributaria, que prevé una bajada de impuestos en la región, a fin de "paliar" la subida de impuestos que quiere poner en marcha el Gobierno central de Pedro Sánchez y Podemos.

En rueda de prensa este martes en las Cortes, el presidente regional del PP, Paco Núñez, ha indicado que la propuesta, que su grupo parlamentario elevará a la Mesa de las Cortes, busca “tratar de compensar” la “situación tan perjudicial” que tiene la región, la segunda “más endeudada” del país y en la que ha aumentado el paro por encima de la media.

Se ha referido así al informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) que este lunes rebajó en dos décimas su pronóstico de crecimiento para la economía española en 2020, que en el caso de la economía española se atribuiría a una desaceleración “más marcada de lo previsto” de la demanda interna y las exportaciones, para señalar que esta situación “se agrava” en Castilla-La Mancha, desde donde se debería “tratar de compensar esta situación tan perjudicial”.

A juicio de Núñez, lo que sucede y prevé el FMI supone una “situación económicamente muy peligrosa para el conjunto del país”, ante la que el Gobierno autonómico “puede tomar medidas”. De ahí que el PP pida al presidente regional, Emiliano García-Page, que “atienda” esta propuesta de bajada de impuestos del Partido Popular, “que es razonable” y que “elimina el efecto frontera con Madrid”.

El presidente regional del PP ha defendido que con esta bajada de impuestos la Comunidad Autónoma se sumaría “a las medidas de crecimiento económico y empleo” que hoy se dan en Madrid y Andalucía y permitiría “que huyamos de las medidas que están provocando más crisis y más paro, que son las de Sánchez e Iglesias”.

La propuesta de los ‘populares’, como ha recordado Núñez, prevé una bajada media del IRPF de siete puntos en el tramo autonómico, donde el tipo máximo quede en 20,50 y el mínimo en 8,50; una política de apoyo a la familia con el aumento del cien por cien de las deducciones por nacimiento, el incremento al doble de las deducciones para familias numerosas y una nueva deducción de hasta 1.500 euros por año para escolarizar en escuelas infantiles.

Igualmente, el PP plantea la “práctica eliminación” del impuesto de sucesiones y donaciones, que “en materias tan sensibles como heredar un negocio familiar” el periodo para recibir la bonificación pase de los cinco años de actividad actuales a tres; que el impuesto de transmisiones patrimoniales baje del 9 al 6, y el de actos jurídicos documentados del 1,5 al 0,75, así como la “práctica eliminación del impuesto de hidrocarburos de manera paulatina, al 25% por año, para su eliminación total”.

FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

Preguntado por cómo afectará esta propuesta a la futura mesa de financiación autonómica, Núñez ha avisado que “bajar los impuestos no tiene que estar reñido con la financiación” y que lo que no se puede hacer es que los castellano-manchegos “tengan que pagar más impuestos”.

En cualquier caso, en materia de financiación, ha señalado que la propuesta del PP “es muy clara”, y es que se tienen que aumentar los recursos para Castilla-La Mancha. “Tiene que venir más dinero”, ha asumido, dando “por buena” la cifra de mil millones que aportó el presidente regional, aunque ha defendido que un elemento que deber tenerse en cuenta es “la dispersión geográfica y la despoblación”.