Enresa prosigue con la demolición de edificios en Zorita bajo los protocolos de seguridad implementados tras la COVID

Lanza Guadalajara
Desmantelamiento de la central de Zorita

Desmantelamiento de la central de Zorita

"A efectos de planificación si han afectado los tres meses de marzo a mayo, en los que los trabajos de desmantelamiento estuvieron parados", han precisado desde Enresa, tras incidir en que "las partes más complejas de gestión de residuos radiactivos ya fueron realizadas con anterioridad".

La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) prosigue con la agenda prevista para el desmantelamiento de la central nuclear José Cabrera, en Almonacid de Zorita (Guadalajara) y, atendiendo al protocolo de seguridad que exige la pandemia, a lo largo de este año y principios del que viene continuará con las tareas de demolición previstas para posteriormente realizar la campaña de vigilancia radiológica final de la instalación, que incluye la aplicación del Plan de Restauración del Emplazamiento.

Por lo que respecta a los costes, la pandemia no va a suponer alteraciones con respecto al presupuesto previsto, tal y como han confirmado a Europa Press fuentes de Enresa, desde donde han explicado que la única demora en las tareas de desmantelamiento de la planta ha estado vinculada con la paralización de las mismas durante el estado de alarma, unos tres meses aproximadamente.

«A efectos de planificación si han afectado los tres meses de marzo a mayo, en los que los trabajos de desmantelamiento estuvieron parados», han precisado desde Enresa, tras incidir en que «las partes más complejas de gestión de residuos radiactivos ya fueron realizadas con anterioridad».

No obstante, las mismas fuentes han asegurado que en todo momento se han implementado «todos los protocolos de seguridad» precisos porque «la salud de los trabajadores es siempre lo primero».

Precisamente, el pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) informaba favorablemente a principios de este mes de septiembre sobre la instalación en Almonacid de Zorita de una planta fotovoltaica por parte de la empresa Naturgy.

La central nuclear de Zorita fue la primera que se construyó en España y quedó clausurada en abril de 2006 después de 38 años produciendo electricidad. En la actualidad, el proceso de desmantelamiento gira ya en torno al 90% de su ejecución.