Fenavin 2019 busca superar los 100 países compradores y acoger a 2.000 bodegas y cooperativas

Lanza Ciudad Real

José Manuel Caballero el pasado mes de febrero durante la presentación del nuevo espacio de FENAVIN / C. Manzano

Caballero destaca la rentabilidad de una feria que ha contribuido a vender más y mejorar la imagen de los vinos españoles fuera

La Feria Nacional del Vino (Fenavin) que en su edición de 2019 se celebrará del 7 al 9 de mayo en el Pabellón Ferial de Ciudad Real, espera acoger a unas 2.000 bodegas y cooperativas y superar los 100 países compradores, “y que se venda vino de Ciudad Real, Castilla-La Mancha y España por el mundo y a mejor precio”.

Así lo ha destacado el presidente de la Feria y de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, en una entrevista con Europa Press, donde ha admitido que el éxito, en gran medida, de esta cita es “la promoción, acompañada de la mejora de la calidad y la adaptación al gusto y deseos de los consumidores, pero fundamentalmente la internacionalización”.

“Sacar el buen paño del arca y venderlo, coger nuestros vinos y llevarlos fuera de nuestras fronteras, y darlos a conocer y darlos a probar y poner en evidencia que son vinos de una magnífica calidad a un precio razonable, y esto ha sido el mayor esfuerzo, la internacionalización, la comercialización, en el que todavía podemos crecer más”.

Precisamente, Caballero ha resaltado el “esfuerzo muy importante” que ha realizado el sector del vino en modernización, en adaptarse a las demandas de los consumidores y en internacionalización, de tal manera que desde la primera edición de la feria hasta 2017, el crecimiento de las ventas de vino de la provincia de Ciudad Real al exterior ha sido de un 320% “y el de Castilla-La Mancha en magnitudes superiores”.

A su juicio, Fenavin “ha contribuido, con un sector que ha sido exigente consigo mismo, a mejorar la imagen de los vinos españoles fuera de nuestras fronteras y, desde luego, a vender más” y todo ello con un esfuerzo de inversión e incorporando al conjunto del sector “para que los beneficios que se generen lleguen a todos los que colaboran” en el ámbito del vino en una “relación de apoyo mutuo”.

“Aquí se firman contratos, se compra y se vende”

Para esta edición, el presidente de Fenavin ha confiado en que “se establezcan una serie de contactos comerciales que permitan, como hasta ahora, que el 85% de las bodegas presentes” en este encuentro quieran repetir. Al respecto, ha subrayado que la feria se celebra bajo la perspectiva “de pensar en el negocio para que se firmen contratos y haya beneficios”.

José Manuel Caballero durante la entrevista

José Manuel Caballero durante la entrevista

“Esta no es solo una feria de exhibición, que también, sino que es de negocio, aquí se firman contratos, se cierran contratos y se compra y se vende y eso es lo que se persigue: el negocio del vino, el puro negocio”, ha precisado José Manuel Caballero, que ha añadido que en términos económicos “la feria en sí misma es rentable”.

Como ha detallado, cada euro invertido por las distintas administraciones genera un retorno de entre 4,5 y 5 euros en los tres días de feria, y eso “se irradia no solo a la capital de forma intensa sino al conjunto de la provincia y la región”. En total, sobre una inversión pública de cuatro millones de euros el retorno es de 17 a 20 millones de euros en tres días”, a lo que hay que sumar los contratos firmados que se ejecutan posteriormente y que “superan esas cifras de forma exponencial”.

“Todo son facilidades para los compradores”

En una feria “pensada en el comprador y donde son todo facilidades para los compradores y para que así puedan cumplir su negocio los vendedores”, la organización de la misma se ha planteado como reto para esta edición el de modernizar infraestructuras. En este contexto, se enmarca la construcción, a futuro, de un nuevo pabellón, con las miras puestas en alcanzar los casi 40.000 metros cuadrados de superficie expositiva.

“Hemos llegado a un nivel muy alto en lo que se refiere a la relación comprador-vendedor, los contactos se producen en semanas previas mediante una herramienta digital, para que comprador y vendedor cuando empieza la feria ya tengan todas las reuniones cerradas”, de ahí que el esfuerzo se haga “en las instalaciones y equipamientos”.

De hecho, de las encuestas que se realizan tanto a compradores como a vendedores al término de cada edición de Fenavin surgen recomendaciones que van en esa dirección. Por ejemplo, se ha logrado un “nivel muy alto” en lo que se refiere a la Galería del Vino, una gran sala de catas –“me atrevo a decir la más grande del mundo”, ha aventurado–, en la que se dan cita casi 1.500 referencias, que se pueden ver, probar y oler “con tranquilidad” sin que el comprador tenga ningún tipo de presión con el vendedor.

Espacio de debate y nuevas tendencias

Caballero ha incidido en que Fenavin también es “un espacio para el debate sobre las tendencias, los sectores, para favorecer la cultura del vino, para darle impulso desde los personajes públicos a un producto netamente y tradicionalmente español”, y por ello la feria suele contar con la presencia de personajes conocidos de ámbitos como el cine, el deporte o la salud y de charlas y actividades en paralelo al negocio para mostrar por “dónde van las tendencias en sus distintos ámbitos y sectores y su relación con el vino”.

Finalmente, el responsable de la Diputación de Ciudad Real, aunque convencido de que “el negocio está en el mercado exterior, que es muy grande”, es de la opinión de que hay que fijarse también en el consumo interior que ha tenido “caídas importantes” pese a la recuperación “un poquito” en los últimos años.

Al respecto, ha asegurado el compromiso de Fenavin –en la que se dan cita en una “competición sana” vinos de todas las denominaciones de origen del país– para “fomentar, mejorar y contribuir al aumento del consumo de vino con moderación, como bebida que forma parte de la Dieta Mediterránea”, y acercar especialmente este producto al público joven mayor de edad y al público femenino.

José Manuel Caballero ha aplaudido en último término que “todas las instituciones y partidos políticos apoyen Fenavin”, una feria “que es de Castilla-La Mancha, de España y de Ciudad Real con independencia del color político de quien tenga la responsabilidad de dirigirla”, consciente de que esta cita “supera las cuestiones políticas y partidarias y está más en las identitarias”.